Millones de dólares se pierden en California tras persecución al comercio de la marihuana medicinal

Quienes favorecen el uso de la marihuana como medicina, aseguran que California está teniendo un fuerte déficit económico y de empleos por culpa de las políticas prohibitivas.

California vive en un constante limbo por la marihuana. Que es legal, que no es legal, que se autoriza su consumo medicinal, que hay irregularidades, en fin. Hoy todo el comercio legal en torno a la marihuana en California se encuentra de luto y sin nada que hacer luego de que se instaurara una campaña gubernamental para terminar con el cannabis medicinal en todo el estado de California.

En el año 1996 los habitantes de California aprobaron, mediante la votación, la Proposición 215. La cual legalizaba la marihuana para fines medicinales. Desde entonces miles de enfermos se registraron y se abrieron cientos de tiendas distribuidoras de cannabis. Sin embargo, la marihuana sigue siendo ilegal ante la ley federal, esta contradicción provoca que cada cierto tiempo se hagan redadas por la policía, en las cuales se llevan la mercancía, fichas de los enfermos, utensilios, etc.

En el año 2008 el presidente de EE.UU. Barack Obama dijo lo siguiente: “No voy a utilizar los recursos del Departamento de Justicia para tratar de eludir las leyes estatales sobre el cannabis medicinal”, esta promesa fue una especie de espaldarazo para los consumidores y comerciantes de marihuana medicinal en California, que sintieron que por un momento podrían respirar tranquilos ya que el mismo presidente argumentó que la justicia estaba para perseguir a aquellos que realmente hacían mal a la sociedad. Por desgracia la promesa no tuvo ningún peso y los allanamientos y decomisos siguieron, provocando el cierre de cientos de tiendas, la pérdida de millones de dólares y dejando a miles de enfermos obligados a comprar hierba de manera ilegal.

Los californianos recordaron a Obama sus palabras del 2008, pero este se desentendió del asunto señalando que no podía ir en contra de las leyes federales, aunque sugiriera evaluar las prioridades de la justicia. Quienes favorecen el uso de la marihuana como medicina, aseguran que California está teniendo un fuerte déficit económico y de empleos por culpa de las políticas prohibitivas.

“El dispensario promedio emplea a de seis a diez personas y tienen ingresos brutos de aproximadamente $500.000 USD, o un millón de dólares al año. Por lo tanto estamos hablando de miles de puestos de trabajo legales y decenas de millones en ingresos fiscales perdidos”. Señaló Dale Gieringer, director della OrganizaciónNacionalparala Reformade las Leyes sobre la Marihuana (NORML, por su sigla en inglés).

Según una coalición que promueve la marihuana legal, llamada Americans for Safe Acces (ASA), más de $100 millones de dólares ingresan a las arcas fiscales cada año gracias  a la venta legal de marihuana medicinal.

El propio gobernador de California, James Brown señaló que si los californianos no aumentan sus impuestos se harán fuertes recortes públicos a las escuelas y servicios de seguridad pública, recortes que no se tendrían que hacer si la gobernación no perdiera tanto dinero es políticas absurdas.

Fuente: Obama`s War On In California: Cannabis Crackdown Has Dire Economic Consequences(Huffington Post)