Línea de muebles rescata técnicas ancestrales de artesanía venezolana

Utiliza la fibra de palma moriche para crear complejos y resistentes tejidos.

Warao es el nombre de una de las tribus indígenas que habitan el noroeste de Venezuela. Son conocidos por sus valiosos trabajos de cestería artesanal con juncos. Ubicados en el Delta del Orinoco, tienen un vínculo ancestral con el agua y su vida en comunidad convoca a toda la familia en torno a este arte.

La arquitecta venezolana María Antonia Godina  en conjunto con la diseñadora Anabella Georgi, en un intento por rescatar las técnicas ancestrales de una de las tribus más importantes de su país, estudiaron durante dos años las técnicas de hilado de los Waraos dentro de la comunidad Jubasujuru. El resultado de su trabajo es “Fibra”, una línea de muebles de diseño que utiliza la fibra de palma moriche para crear complejos y resistentes tejidos.

Gracias a este proyecto, Venezuela se convirtió en protagonista de una de las más importantes ferias de diseño del mundo: el Salón Internacional del Mueble de Milán. La línea consta de tres diseños: “Miss Delta Amacuro” y “Miss Tucupita”, dos sillas inspiradas en hamacas tradicionales; y “Culebra”, una lámpara donde “la idea es una superficie plana que el cliente amolda y le da la volumetría que desea en su instalación. Es la fusión de lo tecnológico con lo artesanal”, según explicó una de sus creadoras.

María Antonia Godina ha dedicado su carrera a la investigación y preservación del patrimonio cultural indígena. Para más información sobre su trabajo, puedes visitar el siguiente enlace.

Fuente: Muebles revalorizan técnicas y materiales de la comunidad indígena Warao en Venezuela (Treehugger)