Maridaje, pero con cerveza

Quesos, carne a la parrilla y sushi.

Usualmente se dice que el mejor acompañamiento de una comida es el vino, y que por lo mismo, combinar nuestros platos con cualquier otra cosa que no sea esta bebida es poco menos que un pecado. Por lo mismo, a la hora de recomendar  maridajes perfectos, generalmente se habla sobre las bondades de comer un trozo de carne de vacuno acompañado de un cabernet sauvignon, un cordero a la menta con una copa de syrah o un cebiche de pescados y mariscos con un sauvignon blanc bien frío. Sin embargo, sepan ustedes, en este asunto del maridaje la cerveza también tiene mucho que decir. Por esto, aquí les dejamos tres combinaciones muy recomendables.

Por ejemplo, a la hora de comer sushi (rolls, niguiri y sashimi), el maridaje perfecto no se da con champaña ni  con vino blanco. Se da, dejando de lado el sake, con cerveza.  Es que el amargor de esta bebida ayuda a equilibrar un paladar lleno de sabores fuertes como el del pescado crudo, la salsa de soya y el wasabi. Además la cerveza combina muy bien con la acidez del gengibre encurtido en vinagre que se suele comer entre bocados de sushi. Pero ojo, para que el maridaje realmente funcione, es recomendable elegir bien el tipo de cerveza que acompañarás al sushi. Por el general, se recomienda preferir las del tipo Pilsen, porque son suaves al paladar y así ayudarán a realzar los distintos sabores presentes en estas preparaciones japonesas.

¿Y la carne a la parrilla? Por lo general este tipo de preparación está totalmente asociada al vino tinto. Y es verdad, queda muy bien esta combinación. Sin embargo, el maridaje de carne asada con cerveza también es altamente recomendable. Y si hace calor, aún más. Ahora bien, si se opta por acompañar la carne a la parrilla con esta bebida y dejar de lado el vino, hay que preocuparse de tener la cerveza que mejor se complementa con esta carne asada. Así las cosas, lo más conveniente es tener a mano cervezas del tipo Ale, es decir, de fermentación alta y servidas a unos doce grados. Puede ser cualquier Ale (Pale Ale, Stout, Porter, etc.), la que más guste a los comensales.
Los quesos tienen un sabor fuerte, que envuelve el paladar. De eso no hay duda. Por lo mismo, muchas veces se piensa que da un poco lo mismo con qué bebida maridarlo, ya que el sabor del queso predominará siempre en la boca de los comensales. Sin embargo, en el caso de los quesos de vaca hay que decir que se llevan muy bien con la cerveza. Ya sea Camembert, Edam, Brie o incluso alguna variedad ahumada, si se elige la cerveza correcta, son un manjar. Ahora, la recomendación es, además de siempre procurar que el queso sea de vaca, elegir una cerveza bien ligera, como la Lager, así se dejará todo el protagonismo al queso y la cerveza solo cumplirá su papel de refrescar el paladar entre bocado y bocado.