Lifestyle

Gente común reverdece 10.000 hectáreas en Grecia

El método consiste en la siembra simultánea de árboles forestales, arbustos, árboles frutales, abonos verdes, verduras y cereales antes del inicio de lluvias.

A este país le falta verdadero verde, o de un verde intenso estaríamos pasando a un verde agua. Es una realidad que están aumentando los desiertos principalmente debido a causas humanas. La U. De Chile (en La Tercera, 2009) indicó una grave erosión en este país estimando que en las últimas tres décadas se perdieron terrenos productivos a razón de 400 mil hectáreas por año y que persistirá esta tendencia hasta el 2050 cuando los suelos agrícolas disminuyan al 50%, solo en el 2009 habían 47 millones de hectáreas afectadas por la erosión.

A comienzos de 1998 en la ciudad de Edessa, Grecia, Panayiotis Manikis y Masanobu Fukuoka en colaboración con un grupo de 3000 voluntarios de todas partes del mundo, reverdecieron 10.000 hectáreas. El título de la invitación a la actividad que se realizo alrededor del Lago Vegoritis decía: “ Nosotros Podemos Reverdecer las Montañas del País”.

La expansión del desierto es un gran tema en el mundo, Masanobu Fukuoka el precursor de la Agricultura Natural, desarrollo un método para reforestar los desiertos. El comentó: “Mientras estaba en el desierto de Estados Unidos me di cuenta que la lluvia no viene del cielo, viene de la tierra. Los desiertos no tienen lluvia debido a que la vegetación desapareció. Construir un tranque o un pozo en el desierto es como tratar el síntoma pero no la enfermedad. Primero tenemos que aprender como restaurar las áreas que han quedado sin vegetación”.

El método consiste en la siembra simultánea de árboles forestales, arbustos, árboles frutales, abonos verdes, verduras y cereales antes del inicio de lluvias. Para proteger las semillas de las aves y de los pequeños animales se hacen “Nendo Dango” (palabra en japonés cuya traducción es Bolitas de Arcilla). Un año después las plantas que sobreviven serán las que se adaptan a las condiciones locales. Si se siembra una gran variedad de semillas germinarán solo algunas o casi todas, no importa que las condiciones no sean favorables, también se pueden utilizar aviones o helicópteros para sembrar un área grande en poco tiempo.

En el reverdecimiento del Lago Vegoritis, un grupo cercano a 30 personas estuvo por 25 días durante 10 horas diarias haciendo los Nendo Dango y coordinando la siembra, luego de hacer toneladas de Bolitas, había una línea de 3000 voluntarios que avanzaba sembrando las montañas. Los aviones y helicópteros hacían lo suyo desde el aire, y se dio una ordenanza en la Región de Pella donde todas las Escuelas podían llevar a los estudiantes a sembrar y reverdecer el lugar.

El resultado fue sorprendente, un grupo de personas comunes, sin estar afiliadas a alguna organización, sin tener un titulo profesional, sin poder en el estado o algún partido político y sin contar con varios ceros en su cuenta bancaria; probó que con muy poco dinero se pueden reverdecer grandes extensiones de tierra. Todo estaba bien, hasta que los campesinos soltaron las cabras y ovejas, comiéndose casi el 80% de la vegetación. Antes del comienzo de la siembra se hizo un compromiso con los políticos quienes comprometieron dar el grano a los campesinos para alimentar sus animales, los políticos no cumplieron y los campesinos soltaron los animales.

Por lo tanto, en este como en otros proyectos, el problema es que cuando comienzan a establecerse las plantas, los campesinos dejan a sus animales alimentarse de las plantas, siendo muy importante asegurar el área y obtener el apoyo real y concreto de las autoridades locales.

Podemos creer que somos nosotros, la gente común, la de todos los días, quien tiene que actuar lo antes posible y convertirse en una semilla.

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos