La Piscola: Un emblema de bares y fiestas en Chile

Conoce una de las combinaciones alcohólicas más populares de este país

Es cierto, en lo que a gastronomía se refiere, a Chile siempre le asocia -entre otras cosas- con sus excelentes vinos, sus apetitosos productos del mar y sus frutas. Todo estos, productos que por su calidad se exportan a distintos rincones del mundo. Y no me mal entiendan, no venimos aquí a ir en contra de eso, porque esta asociación de Chile con esos productos está muy bien hecha.

Sin embargo, también sentimos que es hora de hacerle justos honores a un verdadero protagonista de cuanta reunión social, fiesta o salida nocturna (y también diurna) que ocurra en Chile. Hablamos de la Piscola, la preparación alcohólica más popular, transversal y accesible que existe en este país.

Pero… ¿de qué hablamos cuando hablamos de Piscola? Básicamente, de la combinación -en vaso largo- del conocido pisco nacional (el peruano queda mejor para pisco sour o chilcano, que en el futuro comentaremos) con graduación alcohólica de 35 grados o superior, con una bebida cola a elección. Si a esto se le agrega unos tres hielos y una rodaja de limón ya estamos, ¡lista la piscola!

Ahora bien, así como hemos dicho que el pisco chileno combina con bebida cola mucho mejor que el peruano, hay que que ser claros y precisar que la mejor bebida cola para un combinado con pisco es la clásica Coca Cola. Así las cosas, si tienen a mano Pepsi Cola o alguna bebida cola de marca propia de un supermercado, lo mejor que pueden hacer es aguantarse e ir a comprar una Coca Cola. Así de simple. Y en cuanto a las bebidas cola dietéticas, la verdad de las cosas es que es altamente recomendable NO usarlas para esta preparación, porque el resultado que se obtiene con éstas es francamente malo, casi intomable.

Con respecto a la dosificación de las distintas medidas de pisco y bebida gaseosa que se deben utilizar en la preparación de una piscola, por regla general se indica que -en vaso largo y con tres hielos- se deben incluir dos medidas de pisco y tres de bebida. Ahora bien, cada uno -por gustos y experiencia- va modificando estas proporciones. En lo personal, preferimos hacerlo -con tres hielo- en partes iguales de pisco y bebida, más la infaltable rodaja de limón.

Y así como existe la piscola, también existen variaciones como “la piscola con blanca”, que es cuando se mezcla con bebidas traslúcidas como Spriteo Ginger Ale. En este último caso, también se le llama “pigin”. Otra posibilidad de mezcla son pisco con Quatro (de pomelo) o con vodka tónica, popularmente llamado “pistón”.

Así las cosas, no queda otra que hacerse de los ingredientes y disfrutar de una buena piscola. Y si están en Chile, no les costará nada encontrar un lugar donde pedirla. ¡Salud!