Isla de Pascua está siendo dañada en su patrimonio cultural y ecológico por la ganadería

Este hermoso lugar es un verdadero museo a cielo abierto. Muchas actividades de la vida moderna o propias del desarrollo económico impactan gravemente en los vestigios arqueológicos.

Como vimos en el artículo La crisis ambiental que afecta a la Isla de Pascua, ni siquiera instalaciones sanitarias se pueden hacer en el paraíso polinesio con el fin de no dañar los vestigios arqueológicos. Pero el remedio fue peor que la enfermedad puesto que los pozos negros filtran las fecas dado a que el terreno es volcánico y poroso. El agua, de hecho, así se consigue desde la lluvia y ahora las napas estarían contaminadas.

Aparte de aquello, tenemos la sobrepoblación y con ello las actividades productivas como la ganadería. El director del Museo Antropológico Padre Sebastián Englert, de Isla de Pascua, Francisco Torres, manifiesta que “es un problema serio. Los animales pisotean en cualquier sector y se rascan en los moai, y éstos, al estar confeccionados de ceniza o toba volcánica, son ideales para que se refrieguen. En el caso de los petroglifos, muchas veces les ocasionan fracturas o cavidades que originalmente no tenían”.

Como deben saber los expertos en el arte del pastoreo, la técnica tan antigua como nociva es la quema de los suelos para renovarlos; un mal método por lo que la Corporación Nacional Forestal, Conaf, ya está interviniendo con un proyecto de ganadería sustentable en Rapa Nui 2012-2013, que intentará mitigar el impacto cultural, dado por los animales que libremente circulan carcomiendo valioso material, y el que deteriora el ecosistema.

La idea es lograr 30% de reducción de la masa equina, 30% de reducción de la masa bovina, 15% de reconversión de la actividad, 10% de desarrollo de líneas innovadoras, 50% de la reducción de la superficie utilizada para la actividad y 70% de mejoramiento de las praderas.

Los principales involucrados serán los 40 ganaderos establecidos, 28 asociados,  la empresa Sasipa que tiene el control del 13% de las cabezas de ganado. De los 40 ganaderos, un 26% realiza una actividad con fines de producción directa y el otro 74% tiene los animales para otros oficios remunerados, como, por ejemplo, el arriendo de caballos con fines turísticos. Se espera de su colaboración para responder con las estrategias para salvaguardar el patrimonio cultural arqueológico y natural de la Isla de Pascua. }

Fuente: Monumentos rapanui dañados por ganadería (La Tercera)