México: Que sí, que no…¿Será tóxica el agua del Sistema Cutzamala?

Se ha dado a conocer que exite presencia de sustancias tóxicas, producto de cianobacterias en el agua del Sistema Cutzamala, información que las autoridades encargadas del agua en la Ciudad de México y zona Metropolitana, han intentado desmentir

El 31 de mayo, el periódico Reforma dio a conocer una información preocupante: que se había detectado “la presencia de un alga en las presas Valle de Bravo y Villa Victoria del Sistema Cutzamala, lo que estaba afectando la salud del agua del Distrito Federal, que por tanto no era apta para consumo humano en este momento debido al mal olor y sabor producidos por dicha alga, según advirtieron expertos”.

El problema afectaba a entonces a más de 5.5 millones de habitantes en  10 de las 16 delegaciones en que se divide la Ciudad de México: Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Coyoacán, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Tlalpan, Iztapalapa, Iztacalco y Venustiano Carranza, además de municipios de la Zona Metropolitana.

Marisa Mazari, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM, cuyas líneas de trabajo son precisamente sobre la calidad microbiológica y  el análisis de compuestos orgánicos en el agua; señaló que la mal llamada alga, que en realidad es una  cianobacteria (es decir, un organismo con caracerísticas de bacteria, pero también de alga, por su color verdeazulado y su capacidad de hacer fotosíntesis), denominada Streptomyces coelicolor, produce la geosmina, un  sustancia tóxica que provocan daños en el hígado; así mismo, comentó que ha recibido quejas de personas con problemas de sensibilidad en la piel y conjuntivitis, y reportes de que el agua tiene un sabor inusual (‘como a humedad’).

También explicó que existe una norma nacional en la que, para ser agua apta para el consumo, ésta debe ser inodora, insabora e incolora”. Coincidió con sus declaraciones sobre la mala calidad del agua del Cutzamala.

La geosmina, detectada en las presas, produce en efecto un desagradable aroma y sabor a tierra en el agua, según declaraciones de Héctor Manuel Reyes, director de Agua Potable del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM), quien también dijo que han estado combatiendo este problema durante el mes de junio con la aplicación de carbón activado y más cloro.

Sin embargo, el pasado domingo, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), organismo que depende de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), emitió un comunicado para  supuestamente desmentir lo anterior y reiterar a la población que el agua del Sistema Cutzamala no es tóxica ni su consumo representa riesgos para la salud, según nuevos análisis realizados al agua, cuyos resultados cumplen con los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Según lo dicho en el comunicado, los estudios arrojaron la presencia de Microsiystis aeruginosa ( una cianobacteria, … ¡que SÍ produce contaminantes del agua!)  y Lyngbya spp (que puede producir irritación de la piel y en vías respiratorias) y la ausencia de microcistina (son las toxinas producidas por las cianobacterias nocivas).

Con ello, “se determinó que no es toxica y que su consumo no representa riesgos para la salud“. Además, señalan que  “actualmente se registra la disminución importante de las células de microalgas, como consecuencia de los trabajos de limpieza, la presencia de lluvias, los nublados y el viento, aunado al rompimiento de la estratificación térmica (temperaturas diferenciadas en el agua), lo que mejoró las condiciones del embalse”.

Una contradicción tras otra, afirman que no se encontró la cianobacteria de la que se les acusaba, sólo otras dos que según ellos no son tóxicas, cuando estudios científicos comprueban lo contrario. Lo peor del caso es que la formación de las cianobacterias se produce por la falta de tratamiento del agua, por filtración o con el uso de carbón activado, por ejemplo. (Importante: estudios afirman que el hervir el agua no elimina estos tóxicos, pues las cianobacterias resisten elevadas temperaturas). Por tanto queda en evidencia la  falta de mantenimiento que se le da al Sistema Cutzamala y el poco cuidado que se tiene por la salud de todos los capitalinos y mexiquenses que dependen de este sistema de abastecimiento.

En fin, lo cierto es que aunque la Conagua y el SACM han dicho que el líquido no es tóxico, en la línea de atención a usuarios del Sistema de Aguas recomiendan no beberlo. Ramón Aguirre, director del SACM, señaló que puede haber personas susceptibles a sufrir algunos padecimientos gastrointestinales o en la piel, ‘serán casos menores’, y dijo que es una situación cíclica, y que ahora es provocada por las altas temperaturas que se han sentido en los últimos días, porque hay presencia de humedad y calor. Por último, llamó a la población a no ingerir el agua en lo posible, sin embargo, ésta puede ser utilizada para las actividades normales del hogar.

Fuentes: Agua del DF afecta la salud (Terra)

Nuevo análisis del agua ratifica que no es tóxica (Conagua)