Consejos para convertirse en un cronista gastronómico

La bloggera gastronómica Alyssa Shelasky da consejos para introducirse en la escena de los cronistas gastronómicos.

Alyssa Shelasky es la actual editora del blog de comida de New York Magazine, Grub Street y tiene su propio blog, Apron Anxiety (“Ansiedad de delantal”). Esta food writer, que acaba de sacar un libro con el mismo nombre que su blog, entregó en la revista Bon Appétit algunos consejos para quienes quieren convertirse en cronistas o bloggeros gastronómicos.

Si tienes la inquietud y la curiosidad por lo gastronómico y amas cocinar, lo primero que Alyssa recomienda es probar y probar. Distintos productos y lugares, restaurantes lujosos y populares, para después de un buen tiempo poder entender esta “subcultura”. Ella misma admite haberlo hecho durante años. Sus consejos, -de tono divertido y un punto de vista femenino-, si bien se refieren a la escena de críticos culinarios de Estados Unidos, se pueden aplicar en mayor o menor medida a todos aquellos que quieren dar este salto.

1. Ten confianza en tí mismo. Los círculos de cronistas gastronómicos pueden ser igual que el colegio o secundaria, con sus distintos personajes, pero en este caso habría un vegano, un amante del vino, un crítico, un geek, etc. Es fácil sentirse excluído, su consejo es madura y supéralo.

2. Para elegir un restaurante sigue los pasos de otros cronistas. Confía en su experiencia al aventurarte gastronómicamente en restaurantes nuevos, ya después desarrollarás un instinto propio.

3. No mientas sobre tu conocimiento gastronómico. De alguna forma u otra si inventas algo, los otros cronistas se darán cuenta. Si no sabes lo que es o cómo pronunciar un plato o un vino, calla y aprende, o pregunta.

4. Si engordas, guarda tus problema de imagen personal para tu hermana o una amiga. No escribas sobre temas de peso o ejercicio, a no ser que puedas escribir como un maestro o como Frank Bruni, el legendario crítico gastronómico del New York Times.

5. Frecuenta lugares más populares y no dejes de lado las comidas simples y baratas. Además de los restaurantes de alta cocina hay todo un mundo en los mercados y locales más populares. Para sestas aventuras gastronómicas es bueno pedir datos a otros cronistas. En Nueva York puedes revisar el sitio Real Cheaps Eats.

6. Mantén la clase. Vestirse super sexy para los eventos quizás ayude para conseguir algo con algún chef, pero no te llevará a ningún lado con tus pares.

7. Pasa tanto tiempo leyendo como comiendo. según la experiencia de Alyssa la escena gastronómica es generalmente culta. “Ellos comparan el Beaujolais a la quinta Sinfonía de Beethoven o las tiendas de dulces a las exposiciones de la fotógrafa Cindy Sherman”. Lo importante es mantenerse informado, leer las noticias, leer literatura, además de leer novelas que hablen del mundo culinario, libros sobre gastronomía o historia de las cocinas.

8. Recordar siempre que sólo es comida. Es importante saber que aunque la escena pueda ser algo intimidante, los otros cronistas son gente que al igual a uno participa en este ambiente porque se quiere sentir parte de algo. Además de los sabores, está la dimensión humana de las personas.


portadaapronanxiety.jpg

Fuente: “Want to Be a Food Writer? Grub Street’s Alyssa Shelasky Tells You How”, (Bon Appétit)