Lifestyle

Tu próximo computador podría llegar envuelto en hongos

Hace un tiempo escribí sobre una pequeña empresa de New York llamada Ecovative Design, que había creado un nuevo tipo de envases biodegradables a partir de residuos agrícolas y material biológico.

Hace un tiempo escribí sobre una pequeña empresa de New York llamada Ecovative Design, que había creado un nuevo tipo de envases biodegradables a partir de residuos agrícolas y material biológico. Gracias a esta idea, la empresa Dell podría tener un gran impacto en la cantidad de envases de poliestireno que terminan en los vertederos, además, no le cuesta extra a las compañías que lo usen.

Dell ha utilizado embalaje amigable con el medio ambiente desde 2009 y ahora decidió probar un método mucho más rápido y renovable: hongos. De hecho la compañía está en plena ejecución de un plan piloto con una empresa Fortune 50 para entregar al consumidor final el servidor Dell PowerEdge R710 en un embalaje de seguridad que ha sido cultivado en lugar de manufacturado.

Fue Ecovative, una start-up fundada el año 2007 por dos graduados del Renssealaer Polytechnic Institute -Eben Bayer y Gavin McInteryre- la que respondió el llamado. “Durante los últimos tres años, Ecovative ha construido, desde cero, un nuevo tipo de tecnología de envasado en torno a las setas. Además hemos sido muy exitosos en lograr que empresas como Dell usen nuestros productos”, indica Eben Beyer.

Dell y los hongos no parecen estar muy relacionados, pero tras esta decisión se encuentra la filosofía medioambiental de la empresa informática y el servicio al cliente. Oliver Campbell, director para la adquisición de embalajes, explicó que los consumidores se mostraban disconformes con los envases de poliestireno hace ya unos cinco años. Lo que los clientes querían estaba claro: “Ellos solicitaban tres cosas importantes. Querían que las cajas fueran más pequeñas, de origen sustentable y fácil de reciclar sin causar daño al medio ambiente”, agrego el ejecutivo.

Y los hongos son la última moda en embalaje verde. Mediante el uso de desechos agrícolas, restos de algodón se colocan en un molde y luego se inyecta con las raíces de los hongos. Esta raíz de micelio se alimenta de los desechos orgánicos lentamente hasta que está listo para ser utilizado. De hecho, estos embalajes pueden ser plantados en la tierra por los clientes que los reciban y sirven como compost para los jardines.

Oliver Campbell indica que la efectividad de estos envases los ha sorprendido, ya que en pruebas de laboratorio se comportaba ante las caídas mejor que los tradicionales envases de espuma.

Hay que ver como les va con Dell y si se masifica su uso. Por el momento, el futuro de Ecovative es brillante y verde.

Tags

Lo Último


Te recomendamos