Los 5 principales beneficios del embarazo (con sus consideraciones)

Leyendo el medio de comunicación Bío Bío, me encontré con una lista, que no me ha parecido del todo efectiva, por lo que he agregado consideraciones en todos los puntos.

La verdad es que la hermosa tarea de dar vida, a veces deja estragos realmente serios en nuestros cuerpo. Al ser mamá adolescente pasé de mis 48 kilos a 68 kilos, pues “el bebé no estaba engordando”, por eso recibía raciones de comida bien abundantes que terminaron por reventar, literalmente, mi vientre.

Han pasado 12 años y aún no me recupero del todo, y si no es con la ayuda de un bisturí, es seguro que nunca lo haré. Pero, además de esas “frivolidades” para algunas personas, traer vida da muchas satisfacciones propias de la maternidad.

Leyendo el medio de comunicación Bío Bío, me encontré con una lista, que no me ha parecido del todo efectiva, por lo que he agregado consideraciones en todos los puntos:

1. Aumenta el busto por lo menos en una copa tener hijos: Sí, es cierto. Sobretodo cuando se está amamantando, pero si decides hacerlo de forma exclusiva, sufrirás de cambios de tensión mamaria, que harán que tu piel quede flácida. En mi caso, quedaron mucho más pequeñas y obviamente menos turgentes, por lo cual es recomendable siempre usar un buen sostén, cremas, y que el bebé sólo se alimente y no utilice tus mamas como chupete.

2.-Ensancha las caderas: Sí, ensancha las caderas, pero es aún más evidente para las mujeres que deciden parir, o pueden parir, por parto normal. Recuerdo que en ese momento sonó un fuerte crujido, que supongo acomodó mis huesos en una posición que ampliaba el camino para el nacimiento del bebé.

3.-Aleja tu umbral de dolor: Después de vivir un trabajo de parto, lo más probable es que no te parezca tan terrible un cólico menstrual o intestinal. Las contracciones son tan fuertes y dolorosas que tu cuerpo se adecua con anestésicos naturales. Esa memoria queda en tu cuerpo lo que beneficia tus experiencias de dolor posteriores. Supongo que esto sucede sólo cuando has vivido el parto de forma natural, ya que si te saltas el proceso con anestesias, o con cesárea, no tendrás la “suerte” de sentir el cristiano designio de “parirás con dolor”.

4.- Te hace más saludable: Tener un hijo en el vientre te obliga a tomar consciencia de tus malos hábitos (menos el de comer en abundancia, para algunas madres con “antojos”) y sobretodo de tus vicios. Por otra parte, una vez que eres madre, asumes un rol social de mayor responsabilidad, por lo que dejas atrás una etapa mucho más alocada. Quizás todo esto te haga más saludable, sin embargo, no se da en todos los casos y depende de la madre en cuestión. En este punto me recuerdo de uno de los libro de Marcela Paz, “Papelucho y mi hermana Ji”, el pequeño y travieso personaje, describía a su madre embarazada, como una “santa”, que parecía o que estaba en un estado de elevación, o que estaba a punto de morir, por eso debía hacer méritos para entrar al cielo.

5.-Reduce el riesgo de cáncer de mamá en un 7 %: Este es el punto más importante, y que está relacionado a la lactancia materna. Entre mayor uso le des a tus glándulas mamarias, mayor será la protección de esta enfermedad. 4% por año “dando pecho”.

Lee también: 

Los increíbles beneficios de la lactancia materna