Lifestyle

Festival Maquinaria en Chile: ¿Y si para la otra ponen algún basurero?

A lo largo de todo el Club Hípico de Santiago no encontré un solo basurero, lo que obligó a la gente a botar todo al suelo. Mal.

Fue un tema que se comentó. Muy bueno el festival en cuanto a la parte musical, pero muy mal en la parte donde había que preocuparse (aunque fuera un poco) del lugar en el que se estaba.

Ojo, esto no se trata de buscarle la quinta pata al gato al festival o de siempre encontrar algo malo en lo bueno, no. Se trata de que si se quiere educar a la gente para que vaya a eventos masivos, para que vuelva al estadio, etc, se tienen que tener las condiciones adecuadas para que esto pase y no puede ser -y fue vergonzoso- ver tanta cantidad de basura tirada en el suelo.

Yo mismo, me comí un helado y ante la impotencia de no encontrar ningún basurero no me quedó más remedio que dejarlo en el suelo, porque no había donde dejarlo. Luego me encontraría con un amigo que me dijo que en el ambiente VIP, se caminaba arriba de cajas de pizzas porque había sólo un basurero para todos y ya estaba copado de basura.

Entonces la pregunta (y el serio mea culpa) que debiese hacerse la organización de Maquinaria es: ¿Se pueden gastar tantos millones de dólares en traer distintas bandas a nivel mundial, pero no pueden invertir en uno cientos de basureros? Está bien que la prioridad sea la música, pero no puede no importarles un tema tan importante como la basura.

Otro amigo me comentaba: “Estuve no sé cuánto rato con una lata de redbull en la mano bucando un basurero especial para dejarla, pero no había nada”.

En Chile y el mundo se está generando un cambio de mentalidad en torno al cuidado del medio ambiente y es sobre todo en eventos como éstos que son tan masivos en los que se puede marcar una diferencia y tratar de educar a la ciudadanía. ¿Qué cuesta poner un par de zonas con basureros distintos para botar latas, papel y plástico? No mucho la verdad, y el cambio que puede significar eso -en términos de reducción de emisiones de CO2- es altísimo.

Entonces, señores de Transistor, productora a cargo del festival, ¿qué les parece si parte del presupuesto del otro año, aunque sea el 0,1% se lo dedican al reciclaje y cuidado del medio ambiente? Y de paso, y si llegan a generar ganancias, no estaría para nada mal que compensaran, aunque sea un poco, la huella de carbono del festival, que no es para nada pequeña. Así, de ese modo, se logro entretener a la gente pero de una manera responsable.

P.D: Por ahí alguien me dijo que de hecho sí había una empresa encargada del reciclaje. Bueno, brilló por su ausencia y por la imagen de basurero gigante que dejó el Club Hípico.

Tags

Lo Último


Te recomendamos