¿Para qué sirven las pastillas de yodo en las emergencias radioactivas?

pastilladeyodo550x361.jpg

(cc) Grumpy-Puddin

Como hemos informado en Veoverde, después del terremoto y posterior tsunami en Japón, la central nuclear de Fukushima se incendió un reactor explotó, y la autoridad tuvo que desplazar a unas 200mil personas en un radio de 20 kilómetros alrededor de la planta. La exposición a la radiación tiene graves efectos en la salud de las personas, y el tratamiento con pastillas de yodo es uno de los más comunes.

Cuando la radiación es fuerte, de 100 milisierverts o más, los efectos inmediatos (en un período de un día, más o menos) en la salud son vómitos, diarrea, nauseas y dolores de cabeza, pero el mayor problema son los efecto a largo plazo. El problema con las partículas radiactivas es que entran en el organismo con mucha facilidad, y pasan directamente al núcleo de las células, destruyendo las cadenas de ADN y muchas veces quedándose en el organismo durante años. Como rompe las cadenas de ADN, los hijos de un infectado suelen nacer con mutaciones fisiológicas severas.

Algunas partes del cuerpo humano son más propensas que otras a absorber la radiación, como los genitales y algunas glándulas. Además, uno de los elementos más peligrosos presentes en una planta nuclear es el yodo radiactivo, que se acumula especialmente concentrado en la glándula tiroides. Las pastillas de yodo, al ser ingeridas por las personas, llenan de yodo la glándula, la saturan de yodo, y ésta no puede recibir más. En otras palabras, las pastillas de yodo previenen el cáncer de tiroides, uno de los más graves que produce la radiación, pero no protege frente a otras complicaciones producidas por la exposición a la radiación.