Argentina y Paraguay inauguran cuestionada represa de Yacyretá

yacireta550x370.jpg

(cc) TheAlieness GiselaGiardino²³

Desde que comenzó a planearse la construcción de la central hidroeléctrica de Yacyretá, en la frontera Argentina Paraguaya, grupos ambientalistas y ciudadanos se opusieron al proyecto. Por un lado, las aguas del embalse cubrirían un ecosistema único en el planeta, y, por otro, el tratado, firmado por el gobierno de Perón, fue también aceptado por la dictadura de Alfredo Stroessner, en Paraguay.

Durante años, la construcción del embalse estuvo en conversaciones. En 1958 se firmó el primer acuerdo para “explorar” las posibilidades técnicas para la producción de electricidad en el río Paraná, a la altura de las islas de Yacyretá y de Apipé. Los estudios duraron hasta 1973, cuando el dictador paraguayo se reunió con María Estela Martínez de Peón, y firmaron un acuerdo donde se expresaba que se trabajaría “eventualmente, [en] la atenuación de los efectos depredadores de las inundaciones”.

Para los grupos ambientalistas este trabajo nunca se realizó, y para los gobiernos posteriores, el acuerdo político entre ambos países fue un “monumento a la corrupción”, como lo calificó Carlos Menem, quien mantuvo las obras paralizadas durante 10 años.

Finalmente, a fines de los ’90, las 20 turbinas de la represa se pusieron en marcha. Se calcula que, pudiendo pasar hasta 2630 millones de litros de agua por hora por cada turbina, por la represa completa pasa, cada hora, el equivalente al consumo de agua de 13 días de la ciudad Asunción.

Con la construcción de la represa, más de 15mil familias tuvieron que ser desplazadas y las aguas del embalse cubrieron importantes nicho comerciales del turismo local, como las pocas playas con que contaba la ciudad de Posadas, ubicada en la ribera del Río Paraná, y en la que habitan más de 500mil personas.

Aunque no hay claridad de cuánto costó la construcción de la represa, se calcula que la Entidad Binacional Yacyreta tuvo una inversión de 13mil millones de dólares. Después de más de 10 años funcionando, recién este sábado se reunieron los presidentes de Argentina y Paraguay para inaugurar en grande la represa, que aporta un 20 de las necesidades energéticas de ambas naciones.