Chile: Termoeléctrica Castilla logra acuerdos con comunidad de El Totoral

Todo parece indicar que Castilla va por buen camino y que su aprobación es inminente.

temo550x394-1.jpg

(cc) macha.cl

Si por un lado Hidroaysén mantiene una propaganda a nivel nacional asegurando que la energía que producirán es limpia, y sin la cual Chile se quedará “a medias”, otros proyectos definitivamente contaminantes se aprestan a instalarse en el norte del país.

La central termoeléctrica Castilla ha estado durante meses en el ojo de la opinión pública, aunque sin tanto escándalo como tuvo el proyecto Barrancones, pues planea construir un total de seis generadores eléctricos a petróleo y carbón a unos 70 kilómetros al suroeste de Copiapó.

Los principales detractores, la comunidad de El Totoral, alegaba que las emisiones de gases contaminantes no eran el único problema, sino que utilizarían agua del mar para enfriar las centrales, devolviéndola al océano 8 grados Celsius más caliente que al extraerla, con lo que se afectaría directamente el hábitat de las algas, de los crustáceos y moluscos, y de los peces, elemento indispensable para los pescadores del sector.

En todo caso, las conversaciones que la comunidad ha mantenido con la brasileña empresa MPX, dueña del proyecto, ha logrado un acercamiento que está a punto de dejar conforme a ambas partes. La empresa, que tuvo que presentar un segundo Estudio de Impacto Ambiental después de que el primero quedara sin efecto, ha prometido mitigar los efectos y generar un programa de “responsabilidad social”.

Específicamente la familia Domínguez, una de las principales opositoras al proyecto, se mostró dispuesta a discutir la propuesta presentada por la empresa, que incluye un área de 100 hectáreas para proyectos de conservación, y más de 10 millones de dólares para el financiamiento de iniciativas de desarrollo natural y patrimonial.

La propuesta de la empresa, en todo caso, está aun en veremos, pues todavía no ha sido estudiada a fondo por la comunidad, que tampoco ha entregado una respuesta, aunque sí se mostraron dispuestos a “conversar”.

Sin perjuicio de lo anterior, las autoridades fiscalizadoras representadas en los diputados de la zona aseguran que mantendrán la fiscalización al proyecto en cualquier caso.