El impacto ecológico de la minería

2178174bc605b9fd1.jpg

(cc) Petirrojo

La crisis ecológica mundial para todos es sabido, corresponde a una suma de diferentes problemas locales y globales tales como la sobrepoblación, la contaminación y la destrucción de los recursos naturales. Estudios científicos muestran que los recursos no son ilimitados y es en esta materia donde la existencia de recursos minerales de nuestro planeta ha sufrido una enorme disminución. Sin ir más lejos, hace dos décadas Estados Unidos extraía cobre con una ley que le permitía obtener sólo el 5% de éste. En la actualidad, esa cifra bajó a un 0,4%. Lamentablemente dicha diferencia  no se debe a un proyecto que límite la explotación de este mineral, sino que se debe a la escasez de dicho recurso. Y así este patrón se repite en casi todas las naciones y tipos de minerales.

Secamiento y escasez de agua por las enormes cantidades de agua dulce que requiere el proceso de extracción, liberación y migración de metales pesados en el ecosistema, erosión eólica e hídrica, destrucción total del ecosistema original del sitio, son sólo algunos de los graves problemas que ha acarreado por años la industria minera hacia el medio ambiente.  De ahí que la minería, en vez de ser un instrumento de las naciones para combatir la pobreza, puede resultar un arma de doble filo, incluso pudiendo llegar a empeorarla.

Un cálculo serio y comprometido acerca de las ventajas y desventajas de una explotación desmedida debiera ser la tónica a analizar por ahora, con el fin de que futuras generaciones no deban lamentar un daño aún mayor, que el que nosotros ya podemos apreciar.