Lifestyle

Green Libros: Otra forma de reciclar

Ya sea por asuntos de viaje, porque son textos escolares que ya no se usan o simplemente por problemas de espacio; no son pocos quienes necesitan deshacerse de algunos libros que tienen en casa. Para que estos no terminen yéndose directamente a la basura o –peor aún- sean quemados en alguna fogata, Green Libros ofrece una buena solución.

Jaime Knabet  es arquitecto y vivió durante varios años en Estados Unidos. En su vuelta a Chile, buscando opciones de libros de texto de segunda mano para su hija, pudo darse cuenta que la oferta existente en el país no era de las mejores. Por lo mismo, recordó su paso por el extranjero, donde conoció diversas iniciativas privadas –muchas de ellas ligadas a la beneficencia- que se encargaban de recolectar todo tipo de libros para luego clasificarlos y ponerlos nuevamente a la venta. De esta forma, se aseguraba la existencia de un catálogo de venta actualizado y enfocado en las necesidades específicas de los distintos clientes.

Con esta idea en mente, Jaime se asoció con el antropólogo de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos), Alan Mackiewicz, y con el ingeniero civil de la Universidad Católica, Juan Cristóbal Prieto. Así nació Green Libros, que en palabras de sus fundadores se define como “un Emprendimiento Social Empresarial que recolecta, compra y vende libros con el objetivo de apoyar iniciativas que fomenten la lectura y el acceso a los libros”.

En otras palabras, lo que Green Libros hace es recibir los libros (básicamente por medio de donaciones), clasificarlos según estado del material y temática, para luego entregar un porcentaje de estos a instituciones ligadas a la educación que los necesiten. Además, muchos de estos libros (fundamentalmente textos de colegio) son recuperados, borrando los ejercicios que los niños han hecho, y luego son vendidos a través de internet. Finalmente, los textos que no son susceptibles de recuperar, donar o vender; se reciclan siendo enviados a pequeños centros de acopio que aprovechan el papel. La idea final, aparte del fomento de la lectura y el fácil acceso a esta, es minimizar lo más posible la cantidad de libros que terminan en la basura.

Actualmente, Green Libros mantiene dispositivos pare recibir textos en los colegios Manquehue y Saint George, pero proyectan de aquí a fin de año contar con –al menos- unos ocho puntos más de recolección en colegios. La ventaja de hacerlo en estos recintos es que hacia fin de año es factible recibir muchos libros de estudio, que son los más necesitados por aquellos padres que no quieren o pueden gastar el dinero que cuesta comprar estos textos nuevos.

Más información en greenlibros.com

Tags

Lo Último


Te recomendamos