Argentina: Cristina Kirchner y su apuesta por el carbón

patagonia490x350.jpg

Greenpeace Argentina criticó el proyecto de construcción de una central a carbón en la Patagonia, a través de un aviso publicado a página completa en el diario “The Washington Post”, en coincidencia con la visita oficial de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a los Estados Unidos.

El aviso, titulado “Don´t cry for me, Patagonia” (No llores por mí, Patagonia), critica la decisión del Gobierno nacional de avanzar con la construcción de una planta de energía en base a carbón en la localidad de Río Turbio, Santa Cruz. “Se trata del primer paso en un plan para comenzar a utilizar a gran escala carbón como fuente de energía”, dijo Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace.

En el texto publicado, se sostiene que “una mujer con visión de largo plazo no pondría en riesgo los glaciares y las reservas de agua de la Argentina”.“El gobierno está apostando por el carbón como fuente de energía, está apostando por la peor contribución a la mitigación del cambio climático”, explicó Eugenia Testa, directora Política de Greenpeace Argentina. La organización ambientalista critica la decisión del gobierno nacional de avanzar con la construcción de una planta de generación eléctrica en base a carbón en la localidad de Río Turbio.

En el aviso publicado en la página A11 de la edición de este lunes del Washington Post, Greenpeace le dice a la Presidenta que “invirtiendo en empleos vedes y promoviendo la energía eólica en la Patagonia, su administración tiene la oportunidad de generar un suministro eléctrico limpio, eficiente, moderno y descentralizado”. “Argentina debe tener una actitud responsable en materia de cambio climático, tanto en sus decisiones domésticas, como en su reclamo a los países industrializados para que asuman sus responsabilidades”, explicó Testa.

Recientemente, la organización denunció que el Gobierno nacional realizó pagos por 142 millones de dólares a la empresa española Isolux Corsán, constructora de la central de Río Turbio, un año antes de la presentación del estudio de impacto ambiental de la obra.

“Seguimos esperando las explicaciones del Gobierno Nacional y de Isolux. También nos gustaría ver a los funcionarios provinciales, que estos días se han enojado mucho con Greenpeace, poner la misma energía en exigir a Isolux una explicación sobre los pagarés y el estudio de impacto ambiental”, indicó el director de Campañas de la organización, Juan Carlos Villalonga y agregó que “comenzar a utilizar carbón como fuente de energía a gran escala en la Argentina es una total irracionalidad ambiental y económica que debemos evitar, Argentina tiene muchas y mejores opciones para desarrollar en materia energética”, concluyó Villalonga.

Link: Greenpeace reclama a Cristina en el Washington Post por planta de carbón en la Patagonia (greenpeace.org)