A comer pescado

(cc) flickr.com/amandarudkin

En Semana Santa todos tienen la excusa perfecta para comer pescado, muchos siguen la tradición de no comer carne entendiendo por eso que por un día no pueden hacer asados con carne roja pero sí comer los más sabrosos pescados y mariscos. Vaya sacrificio.

Lo bueno es que esta alimentación que poco incluímos en nuestra dieta habitual es muy beneficiosa para el cuerpo, en especial gracias a la presencia de Omega-3, los ácidos grasos que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares entre otras cosas.

Los pescados se clasifican en 3 tipos según su cantidad de grasa:

  • Pescados grasos o azules: Altos en contenido de grasa poliinsaturados, alcanzan un 10% de grasa. Se encuentran aquí el salmón, atún, sardina, anguila entre otros. Son los más sabrosos.
  • Pescados semigrasos: Alcanzan hasta un 6% de grasa. Son pescados como lubina, dorada, besugo.
  • Pescados magros o blancos: No superan el 2,5% de grasa. Son pescados que viven en aguas profundas y se desplazan poco, por eso no acumulan grasa. En este grupo está el lenguado, la merluza, el congrio, entre otros. Son más suaves, ideales para niños.

Mientras más ácidos grasos contenga, más beneficios: disminuye los lípidos incluído el colesterol, reduce la presión arterial y disminuye la formación de placas en los vasos sanguíneos. Además es un alimento de fácil digestión, rico en proteínas, bajo en calorías (tiene casi nula presencia de carbohidratos), alto en vitaminas A y D, así como de vitaminas E (antioxidante) y B12. Es rico en minerales como sodio y potasio, y en calcio en menor cantidad.

Y no sólo eso. Un estudio sueco asegura que las mujeres que consumen 2 raciones semanales de pescado ricos en grasas reduce en un 40% las probabilidades de contraer cáncer al útero, así como los hombres comiendo sólo 1 ración disminuyen el riesgo del cáncer a la próstata. En otro aspecto, el investigador francés Pascale Barberger-Gateau encontró que solo tomando una ración de pescado a la semana se reducía el riesgo de desarrollar demencia un 30%.

Como verás es beneficioso para todos, especialmente mujeres embarazadas y niños en crecimiento. ¡Así que a comer pescado!

Fuentes: Euroresidentes y Sabor Mediterráneo