Apoyo a los agricultores independientes

img2528.jpg

Si bien los supermercados son una buena solución en terminos de eficiencia: de un sólo lugar obtienes practicamente todos tus productos y si vas con tus propias bolsas al super es una experiencia aun menos contaminante. Lo que sí es importante, es saber que las grandes cadenas han absorbido a los pequeños agricultores y que los precios impuestos en estos “contratos” de compra no son siempre los que más acomodan al productor ni el que cubre el costo real del producto. Si se extrañan del precio al comprar algo en un campo, si les llega a parecer más caro, estén tranquilos: el costo es más real mientras menos intermediarios haya en la cadena, lo que significa además que la cadena de consumo ha sido satisfecha con mayor éxito y justicia para todas las partes.

Desde nuestros inicios como medio de comunicación, hemos tenido el apoyo de contadas empresas, en cuanto a temas y difusión, una de ellas, Apio Palta, les sonará familiar por lo mismo y en este post la sacamos a relucir para celebrar su labor de protección al pequeño agricultor. La dueña de Apio Palta: Cristina Goyeneche, ha ganado dos años consecutivos el Premio Capita Semilla de CORFO, y con este premio ha podido apoyar a pequeños agricultores en la conversión de sus campos a Orgánicos Certificados con el sello de IMO, certificadora Suiza. Esto significa que familias de campo, con verdadera tradición hortícola, se han logrado mantener independientes y con productos de considerable valor en el mercado.

Foto de canastas Apio Palta

fotopickup.jpg

La gracia de empresas como Apio Palta es que se reducen los intermediarios y todos ganan. AP funciona como un nexo entre el consumidor y el productor, implementando el sistema de CSA (Agricultura Apoyada por la Comunidad). Para los que no la conocen, la empresa Apio Palta S.A, distribuye productos orgánicos certificados, en bellas canastas con la variedad más amplia en el mercado  y la máxima calidad, y a diferencia de lo que se piensa erróneamente, los productos no son más que un 10% más caros, lo que corresponde al valor real del que hablamos y al valor que tienen al ser cultivos sin químicos ni pesticidas con su máximo de vitaminas y sabor, como son los productos libres de químicos en general y debieran serlo todos.

Hoy AP cumple tres años de vida, con un crecimiento de un 38% anual, lo que demuestra que al menos en la RM de Chile, hay más interés en el tema y mayor oferta de los valientes que cultivan con el respeto que la salud de cuerpo y tierra merecen. Para los que puedan, por tiempo y locación, les recordamos que la empresa te da una canasta a cambio de cuatro horas de trabajo en su sede y que puedes ir con el equipo de AP a conocer a sus proveedores y tener un día de campo.