Horóscopos

Marzo, ¡el mes de las oportunidades! (Según los astros)

Esta semana la astróloga Jimena Zúñiga, nos dice cómo vienen las energías en marzo y lo que podemos esperar de uno de los meses más estresantes del año.

Por Jimena Zúñiga, periodista y astróloga.

Si usted pertenece a la escasa y extraña parte de la población que adora marzo porque le encanta regresar a las obligaciones, además de merecer una entrevista en profundidad, no le hace falta leer esta columna. Pero si no lo soporta y sólo quiere que estas semanas pasen pronto y piensa reiteradamente en las vacaciones que ya son historia, respire y siga leyendo, estimado lector.

DESCUBRE MÁS

 

Sí, no es agradable volver a las distintas rutinas, con los espacios llenos y la prisa citadina en el aire. Pero estas semanas post vacaciones tienen otras propuestas que no son sólo añorar el preciado descanso o quejarse por el stress (que incluye gastos ineludibles, por lo demás).

El cielo de marzo siempre tiene mucha energía en Piscis (agua) y Aries (fuego), lo cual provoca una tensión entre el evadir y el asumir. He ahí nuestro error: nos desgastamos fantaseando en lo que no tenemos y nos aceleramos para resolver en vez de valorar el presente para poder dar un paso a la vez, lo cual es tanto más eficaz.

Pero al mirar la carta astral de marzo, si bien se asoma mucha tensión porque Marte y Urano (desde el 26 de febrero pasado) tienen una cita nada tranquila que puede sacar chispas entre figuras públicas o en situaciones internacionales (incluidos temas con el fuego, las lluvias, la electricidad, los deportes, lo nuclear, la tecnología), poner más propensión a los accidentes y provocar sorpresas; este también es un mes para tomar iniciativas que nos representen.

Es decir, marzo nos llama a ser más auténticos. También a conectar con lo que sentimos y pensamos de forma más atrevida u original que en otros momentos. Es tiempo de hacer ciertas 'locuras' (no sé si tanto como gritarle al jefe, pero decirle algunas verdades con buena intención estaría bien), de permitirnos algo, de expresar, de provocar sorpresa en nuestras relaciones o hábitos. De salir de lo conocido.

Tenemos la gran oportunidad de empezar de otra forma el año laboral/escolar, de caminar por otros lugares, atrevernos a otros sabores, dinámicas, etc. Para muchos puede ser aquietarse en medio de la vorágine y conservar un ritmo más sano; para otros, por fin pedir ayuda en vez de jugar a superhéroe; y, para unos cuantos, decidirse a concretar algo postergado.

Las semanas de marzo aunque algo extenuantes también nos darán más fuerza, nos pondrán desafíos delante para que resolvamos con determinación. Para esto último tendremos que sentarnos cada tanto a revisar qué necesitamos y así tomar acciones innovadoras que nos dirijan hacia nuevas conquista