Así nació el temor hacia el viernes 13 y la creencia de que es de mala suerte

Hay quienes evitan salir a la calle en viernes 13 por temor a sufrir algún hecho desafortunado, hay edificios que no tienen piso 13 y personas que gritan al encontrar un gato negro. Tú, ¿eres supersticiosa?

La historia del origen del temor y superstición del viernes 13 es muy antigua, aunque con el paso del tiempo se han ido agregando elementos 'mágicos' que se han encargado de darle un toque mucho más 'siniestro'.

DESCUBRE MÁS

 

Algunos atribuyen el origen del viernes 13 a un hecho ocurrido durante la Edad Media, en el año 1307. La leyenda dice que Felipe IV, entonces rey de Francia, y el papa Clemente V, se unieron para derrocar a los Caballeros Templarios. Jacques DeMolay y sus hombres fueron arrestados y sometidos a crueles torturas, cuando ellos pensaron que tendrían un diálogo pacífico con el soberano. 

DeMolay fue quemado vivo en la hoguera un viernes 13, pero antes de morir lanzó una terrible maldición contra el Papa y el rey: "¡Pagarás por la sangre de los inocentes, Felipe, rey blasfemo! ¡Y tú, Clemente, traidor a tu iglesia! ¡Dios vengará nuestra muerte, y ambos estaréis muertos antes de un año!". 

Se dice que la madición se cumplió tal como predijo el templario, desde entonces se tomó al viernes 13 como un día de mala suerte.

Por otro lado, la creencia de que los gatos negros son de mala suerte también proviene de la época medieval, tiempo en que eran usados como ingrediente principal para hechizos poderosos. Se les consideraba los fieles compañeros de las brujas y por años fueron exterminados. Aún hoy en día hay quienes piensan que atraen tragedias, hecho que no es verdad.

Jamás maltrates a un gato, además de que es un acto cruel, 'quiebras' tu energía positiva. Los felinos te protegen de energías negativas, pero si los lastimas convierten la energía positiva en negativa. 

Otra leyenda nórdica también hace referencia al número 13 y 'advierte' sobre los peligros de tener a 13 personas en una mesa. 

Se dice hubo una fastuosa cena de dioses a la que Loki el dios de la mentira no estuvo invitado. Furioso por la decisión y buscando causar un daño, acudió a la cena sin que nadie se diera cuenta, completando así a 13 comensales. En medio de la reunión, e incitado por Loki, el dios Hoor lanzó a su hermano Baldr  un muérdago que le causó accidentalmente la muerte.