Esto es lo que pasa cuando sales con alguien de tu mismo signo

Tal vez salir con alguien que nació bajo el mismo que tú, no sea tan mala idea.

Por redacción Nueva Mujer

Sabemos que los astros a veces se pueden equivocar, que no todo lo basado en la astrología tiene una explicación racional pero, seamos honestas, en más de una ocasión nos hemos preguntado por qué nos es más fácil relacionarnos con un tipo de personas que con otro. Por eso decidimos investigar qué sucede cuando estamos con alguien que nació bajo nuestro mismo signo del zodiaco.

Esta combinación es, sin duda, una de las más explosivas. Ambos son fuego, son apasionados, exigentes y muy competitivos. Cuando discuten siempre creen tener la razón, situación que podría generar tensiones constantes. Si ambos ponen de su parte y dejan de lado el ego, la relación puede ser muy exitosa a largo plazo pues ambas partes lucharán por que el otro sea mejor.

Es un signo de tierra. Práctico y franco. No le gustan las complicaciones y su energía sociable y cariñosa hacen de esta pareja un verdadero sueño. Ambos compartirán afecto, y no tendrán tanto miedo de abrirse. Lo único malo es que, sin darse cuenta, podrían caer en el aburrimiento e insatisfacción. Si quieres una relación donde el romance esté presente, sin duda debes experimentar esta combinación.

Tenemos buena noticias para ti. Si tu pareja es de este signo de aire al igual que tú, lo más probable es que tengan una buena relación en la que la diversión siempre se hará presente. Aunque deberán cultivar otras virtudes como la paciencia y el compromiso, si lo logran estarán ante una de sus mejores relaciones. Una de las cosas que deben cuidar es el coqueteo pues está en su naturaleza y podría llegar a causar inquietudes entre ustedes.

Es un signo que por naturaleza busca escuchar a los demás y ser solidario, cualidades que en una pareja son de mucha importancia. A pesar de estas características, las fricciones y los comentarios que emiten uno del otro pueden caerles bastante mal y ser un motivo de conflicto.

DESCUBRE MÁS:

Si lo que quieres es tener una noche llena de pasión, debes elegir a un leo como tú, pero el riesgo vendrá cuando su personalidad mandona, vanidosa y exigente salga a la luz, pues es probable que no toleres esas características tuyas en otra persona. Leo es territorial y eso puede ser un problema pues su competitividad buscará tener siempre la razón.

Se trata de uno de los signos más perfeccionistas y críticos del zodiaco. Aunque en un inicio parece que la relación puede ser muy exitosa, los estándares elevados que tiene virgo hacen que parezca que nadie puede alcanzarlos. En el momento que ambas partes caigan en la cuenta que nadie es perfecto podrán lograr una hermosa relación.

Aunque la atracción sea clara, encontrar el equilibrio que este signo siempre está buscando será un reto. Ambos entenderán qué es lo que quiere el otro, pero a veces la balanza se inclinará hacia un lado y el conflicto podría llegar. Para que la relación tenga un final feliz es importante que ambos intenten comprenderse, ninguno guarde rencores y esté dispuesto a ceder un poco.

Al inicio podría ser una relación con mucha pasión, pero no lograrán entenderse al 100% porque ambos querrán conseguir las cosas a su manera. Al conocer sus debilidades pueden usarla para herir al otro en algún momento de la relación. Tienden a convertir detalles en problemas, así que, si quieres estar con alguien que al igual que tú es escorpión, deberás practicar tu paciencia.

Muchos expertos en astrología dicen que es la mejor combinación, pues cuando uno esté agotado, el otro lo estimulará. No conocerán los celos y deseo por descubrir y conocer más los alentará a estar juntos. Lo único malo es que a veces son impredecibles y su personalidad extrovertida puede hacer que el otro pierda el control y saque lo peor de ambos.

Aunque es uno de los signos más sociables del zodiaco, hay veces que buscará estar solo, razón por la que salir con otro acuario resulta fenomenal pues entenderá a la perfección qué es lo que le sucede a su pareja. No habrá mucho romance o pasión pues les cuesta mostrar lo que sienten, pero la química estará presente, de eso no hay duda.

Es una de las relaciones que, por ser demasiado buena, puede llegar a caer en la monotonía y el aburrimiento. Su temperamento podría ser el principal problema, la pasión nunca falta en este tipo de parejas. Siempre buscarán hacer cosa nuevas y gastar su tiempo viajando y acumulando nuevas experiencias.

Es poco probable que una relación entre dos personas de este signo llegue a buenos términos. Puede que naden hacia el mismo lugar o que, definitivamente quieran cosas diferentes. Son compasivos, habrá una conexión especial pero es probable que se convierta en una relación que terminará destruyéndolos.