Pizza apta para celíacos y aquellos que están haciendo dieta

¿No puedes comer harina? ¿Estás en una dieta y necesitas consumir pocas calorías? Prueba esta saludable receta, pero nunca, nunca dejes la pizza.

Esta pizza casera es a base de coliflor es apta para todos aquellos que sean intolerantes al gluten y/o quieran reducir la ingesta de calorías, ya que es muy liviana y no contiene más que vegetales,  y obviamente queso.

La coliflor contiene vitamina K, potasio, magnesio, ácido fólico, entre otras cosas, que la caracterizan como una buena fuente de antioxidantes, efecto antiinflamatorio, ayuda a las funciones del cerebro y del corazón. Debido a sus propiedades, alta concentración de vitaminas y minerales, algunos la consideran un súper alimento.

Vimos esto en Twitter, nos inspiramos y buscamos la receta.  Si eres intolerante al gluten, o sólo quieres alejarte de las masas, no hay excusa para dejar la pizza.

Pizza de coliflor

Receta de directoalpaladar.com

Ingredientes

  • 170 g de coliflor
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de semillas de lino molidas o almendra molida
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de hierbas al gusto (orégano, albahaca, tomillo, romero, salvia)
  • Pimienta negra
  • Ajo granulado
  • 1/2 cucharada de queso parmesano (opcional).

Instrucciones

1. Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja con papel sulfurizado, una lámina de silicona o algo similar. Cortar los ramilletes de la coliflor hasta sacar unos 170-180 g. Lavar y escurrir bien.

2. Triturar la coliflor con una picadora o procesador de alimentos, o usar un rallador de queso fino, hasta dejar textura granulada fina, estilo cuscús. Disponer en un recipiente, añadir el huevo, las semillas de lino o almendra molida, la sal, hierbas al gusto, ajo granulado, queso y salpimentar.

3. Mezclar todo muy bien hasta tener una masa homogénea, húmeda pero maleable. Extender en la bandeja con ayuda de una espátula o una cuchara grande, dando forma redondeada o rectangular, dejándola lo más fina posible. Hornear unos 20 minutos o hasta que se dore y esté seca al tacto.

4. Esperar un poco a que se enfríe ligeramente y extender los ingredientes que se quieran. En este caso utilicé una base de buen tomate triturado escurrido, jamón de pavo y mezcla de quesos para gratinar. Hornear unos minutos más hasta que se haya derretido el queso y los bordes estén crujientes. Añadir orégano antes de servir.

*Actualización*

¡Lo probamos y funciona!