Dulce como el verano: Receta fácil para hacer esponjado de piña

Si el caribe no viene a ti, come un esponjado para traerlo a tu paladar.

Con sólo pensar en la piña, ya nos dan ganas de estar en la playa, disfrutando del sol y la buena compañía. No te preocupes si aún no puedes ir de vacaciones, porque este postre te hará sentir mejor.

El esponjado de piña tiene una textura suave, muy agradable para paladares de niños y adultos. ¿Cómo prepararlo? Te vas a sorprender con lo simple que es.

¿Qué necesitas para esta receta?

  • 1 lata de piña en almíbar
  • 1 lata grande de leche condensada
  • 1 lata grande de crema de leche
  • 2 sobres de gelatina sin sabor
  • 1 taza de agua tibia
  • 4 claras de huevo batidas a punto de nieve
  • El jugo de 1 limón
cuc3a1lessonlosbeneficiosdelapic3b1a500x3341.jpg

Mejor con Salud

¿Cómo lograrla?

Debes licuar la piña sin almíbar, junto con la leche condensada, la crema de leche y el jugo de limón.

No dejes que la piña se muela completamente, porque el esponjado quedará mejor con esos pequeños trocitos. Luego, vierte en un recipiente la mezcla licuada e incorpora la gelatina sin sabor, disuelta en agua tibia.

Mezcla bien y agrega las claras de huevo batidas a punto de nieve, con movimientos envolventes.

Vierte la preparación en un molde redondo y lleva al refrigerador: debe estar al menos 2 horas.

Cuando estés repartiendo las porciones (8-10 para esta receta), puedes decorar con trocitos de piña u otros ingredientes.

Una vez pasado ese tiempo, fíjate que esté lo suficientemente firme como para desmoldar.