La batalla contra los pesticidas: ¿Qué sí y qué no comer orgánico?

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos tiene una lista denominada la “docena sucia y la quincena limpia” que ensilla los alimentos que, por su alto contenido de pesticidas es mejor comprar orgánicos.

Por Andrea Sánchez

En los últimos años ha habido un 'boom' por comer orgánico. El uso de los pesticidas en la producción de alimentos, sumado a la industralización, ha hecho que lo que comenzó como una moda, sea ahora una cuestión de salud. Desafortunadamente, la calidad de los alimentos regulares cada vez es más pobre gracias a los pesticidas, la manipulación genética y hormonal; la gran mayoría de ellos han perdido sus vitaminas esenciales.

Algo que hay que dejar claro es que los alimentos orgánicos no hacen milagros. Tienen una mejor que los regulares, sin embargo, eso no quiere decir que por comprar manzanas orgánicas estás salvándote de una terrible enfermedad y que puedes llevar un estilo de vida lleno de excesos que será redimido por los productos orgánicos que consumes.

DESCUBRE MÁS:

Si bien es cierto que comprar alimentos orgánicos es irremediablemente más caro, al final del día es un gran ahorro en cuanto a materia de salud y calidad de vida se refiere. Diversos estudios de la USDA (United States Departament of Agriculture), han arrojado como resultado la famosa "Dirty Dozen" (Docena Sucia), que no es otra cosa más que los 12 alimentos que más contaminados vienen de origen y cuyas propiedades nutricionales son mínimas. También presenta la quincena limpia, es decir, los alimentos que puedes consumir sin ningún riesgo.

Para llegar a la "docena sucia y la quincena limpia", El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, determina cuáles son los alimentos que conforman las respectivas listas, tomando en cuenta diferentes factores como son: El porcentaje de pesticidas detectados en los alimentos; el porcentaje de la muestra que tenía dos o más pesticidas; el número de pesticidas promedio; cantidad media de todos los pesticidas y el número máximo de pesticidas encontrados.

La docena sucia está conformada de mayor a menor por: manzanas, apio, pimientos, duraznos, fresas, nectarinas, uvas, espinacas, lechuga, pepinos, arándanos y papas. Por su parte, en la lista de la quincena limpia está la cebolla, el maíz dulce, las piñas, el aguacate, la col, los chícharos o guisantes, los espárragos, los mangos, la berenjena, los kiwis, el melón o cantapulpo, las papas, la toronja, la sandía y los hongos.