Fusión de sabores: cómo hacer chips de kale y curry

El método para cocinarlos puede variar, pero lo que no cambia son las maravillosas propiedades nutricionales de esta verdura.

Si eres de los que aman probar cosas nuevas y alimentos exóticos, seguramente tus papilas gustativas se activarán con esta receta. ¿El ingrediente estrella? El kale.

Sí, sabemos que a pesar de que está muy de moda y de que todos hablan sobre sus beneficios, también tenemos claro que el kale no es de las verduras más sabrosas del mundo.

Sin embargo, el verde intenso de sus hojas y claro, sus beneficios para la salud, hacen de este tipo de col rizada un ingrediente perfecto para fusionar sabores. 

En caso de que aún no sepas qué hacer con esta verdura, vamos a dejarte una receta para que actives tu imaginación: chips de kale y curry.

Ingredientes

  • Kale fresca (500 grs. aprox.)
  • 2 zanahorias peladas y cortadas en trozos
  • 2 cucharaditas de curry en polvo
  • 1 diente de ajo pelado
  • 2 a 3 tazas de semillas de cáñamo
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 5 gotas de stevia
  • 1 cucharadita de miso (blanco o amarillo)
  • 2 a 3 tazas de agua
  • Sal marina a gusto

Preparación

Antes de comenzar, debes lavar las hojas de kale con muchísimo cuidado. Una vez que no quede ningún rastro de suciedad, déjalas secar por un momento.

En una licuadora, mezcla todos los demás ingredientes a alta potencia. La idea es que quede una mezlca de consistencia cremosa y espesa.

Una vez que ya estén secas las hojas de kale, córtalas en pedazos más pequeños, justo como quieres que sean los chips. Vierte la mezcla de la licuadora en las hojas, hasta que queden cubiertas.

Si tienes un deshidratador en la cocina, ideal, pero como no es tan común, puedes hacerlo en el horno. Esto es lo que harás con las hojas de kale para convertirlas en chips.

Para esta receta, es necesario tener un horno que sea capaz de mantener temperaturas por debajo de los 200 grados. Una vez que hayas puesto tus hojas de kale en el horno, entreabre la puerta, dejando una abertura de dos o tres pulgadas, colocando una toalla de cocina doblada en la puerta.

La idea es que dejes las hojas de kale entre 6 y 10 horas en el deshidratador y si las pones en el horno, debes revisar cómo van cambiando, de eso dependerá el tiempo. Guarda tus chips en un pote con tapa. Tienes que respetar los tiempos, ya que las hojas no pueden quedar con humedad, así que deshidrata cuidadosamente.

Si te quedó alguna duda, puedes seguir este tutorial. La diferencia, es que en el video, ella los prepara con aceite y es por eso que el horno tiene que estar a más alta temperatura.