La cruda verdad ¿Son reales las “zanahorias baby”?

Muchos se preguntan cómo es el proceso de cultivo de estas mini zanahorias que se han apoderado de las colaciones de niños y adultos.

Son de color anaranjado, las venden en los supermercados en paquetes y tienen un sabor similar a las zanahorias más grandes. Se trata de las zanahorias pequeñas o llamadas también “zanahorias baby”, que se han incorporado de a poco a las ensaladas y también a las colaciones de los niños.

Su tamaño es su gran ventaja ya que pueden añadirse a cualquier ensalada sin la necesidad de cortarlas en juliana o en pequeños trozos. Pero ¿cómo se cultivan estas zanahorias?

La cruda verdad es que no se tratan de zanahorias reales. Según detalla el Huffington Post, estas raíces son por lo general grandes y con diversas formas. En síntesis, esta hortaliza es 100% artificial.

carrot10313891920660x550.jpg

(CC) Pixabay / Unplash

Las zanahorias baby no son más que zanahorias enteras e imperfectas que están cortadas en trozos más pequeños, esculpidas hasta conseguir esa forma lisa y redondeada. Luego son lavadas y empaquetadas para venderlas -con un precio mayor- en los supermercados.

El origen de esta “gran mentira gastronómica” nació como una estrategia de Mike Yurosek,  un agricultor que cultivaba zanahorias en California. En el año 1986, el estadounidense  inventó esta variante porque la mayoría de las que cosechaba eran demasiado feas como para venderse.

En la década de los ochenta, los supermercados solo compraban las zanahorias que tuvieran mejor aspecto, lo que obligaba a los agricultores a transformar las piezas más imperfectas en jugos o en comida para animales.

Debido a la falta de demanda, la mayoría acababan tirándose. Fue ahí donde Yurosek colocó un par de lotes de zanahoria en un cortador industrial de porotos o judías verdes que las troceaba en piezas uniformes de unos cinco centímetros. Después las pasó por un pelador de papas para dejarlas suaves.

Luego de este tratamiento, las envió a los supermercados y fruterías de California. El éxito fue rotundo y ahora podemos ver estas pequeñas zanahorias en todo el mundo. De esta manera, nació una “solución” para el desperdicio de éste tipo de alimentos en Estados Unidos.

Sin embargo, no se trata de la solución más saludable.

¿Peligro para la salud?

zanahoriababy660x550.jpg

(cc) [ebarrera] |Flickr

Debido a que son alimentos trozados, aumentan las probabilidades de contraer gérmenes que pueden ser perjudiciales para la salud. Para evitarlos, las zanahorias baby siempre se lavan con una solución clorada, la cual es regulada por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) y la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos).

Estas soluciones se utilizan también para lavar otros productos en la industria, por lo que no dejan residuos perjudiciales en los alimentos, de acuerdo al Consejo de Salubridad y Calidad del Agua de Estados Unidos

Si bien las “mini zanahorias” no contienen altas cantidades de cloro que pueden ser perjudiciale para la salud, aunque siempre hay que tener precaución con la cantidad.

Comerlas no daña la salud pues brindan sabor, color y vitaminas a cualquier platillo, pero siempre deben ser incluidas con moderación y no comerlas todos los días.