¡Cuidado con el verano! Conoce cómo manipular los alimentos en los días de calor

En esta época estival aumentan las enfermedades gastrointestinales debido a la falta de higiene y el intenso calor. Para evitar complicaciones, te invitamos a revisar algunos consejos que asegurarán un verano sin bacterias en tus alimentos.

La época de verano es tiempo de consumo de más frutas, verduras, algunos alimentos típicos chilenos que son calientes y otros que se descomponen con mayor rapidez debido al intenso calor que caracteriza esta época.

A esto se suma los hábitos de higiene o rutinas que pueden provocar la llamada “contaminación cruzada”, es decir, mezclar carnes crudas con verduras y frutas en el refrigerador y que pueden propagar diversas bacterias que causan diversas enfermedades gastrointestinales.

petersteffen660x550.jpg

efesalud.com

Carolina Cruz, ingeniera en alimentos y Gerente de Calidad y Desarrollo Corporativo de Dole Chile, indica que lo más usual es la falta de higiene en la cocina, en donde recalca la importancia de lavar las tablas de corte, lavarse las manos con jabón y escobillas de uñas antes de manipular alimentos, tomarse el pelo antes de cocinar o lavar las frutas y vegetales antes de pelarlas:

En general, es importante saber que en las manos de las personas hay diversas bacterias que nos pueden enfermar, por lo que es necesario lavarlas antes de manipular alimentos. Por otra parte, en la boca, nariz, cabeza, oídos, también se alojan bacterias, siendo importante conocerlo para evitar realizar acciones antihigiénicas mientras se preparan alimentos.

A esto se suma la higiene en el refrigerador, un lugar donde se guardan diversos alimentos y que también representa un foco de enfermedades si no se limpia adecuademente, como la Listeria Monocytogenes, bacteria típica de zonas refrigeradas y que es muy riesgosa en niños pequeños y embarazadas.

Una recomendación importante es lavar el refrigerador en forma permanente y utilizar  algún tipo de sanitizante como agua con cloro.

El ambiente del hogar también es importante en la prevención de enfermedades. Toda casa tiene hongos y levaduras que se alojan en cualquier alimento que queda destapado o sobre una mesa.

Para evitar este tipo de contaminación, es importante de que los alimentos estén tapados y llevados a un refrigerador lo antes posible para asegurar su inocuidad por varios días.

En general un producto cocido como sopas, carnes, huevos y que estén bien guardados y tapados, puede durar entre cuatro a cinco días en el refrigerador. Una ensalada dura sólo 48 horas, principalmente porque pierde textura, se oxida y drena humedad.

Cuidados con las frutas

Las frutas son la estrella de este verano debido a su gran variedad y también porque suelen ser llevadas a las oficinas para consumirlas durante el día.

Sin embargo, se deben tener algunas consideraciones, como por ejemplo, mantenerlas refrigeradas para alargar su vida útil. Si se compran frutas para su consumo rápido, no es necesario colocarlas en el refrigerador.

644660x550.jpg

mycity-web.com

La excepción son las frutas tropicales como plátanos o piñas, que deben mantenerse a temperaturas medias por lo que es mejor guarda en el mesón de la cocina. Además, todas las frutas deben lavarse bien.

Por otra parte, no se recomienda picar la fruta y enviarla en una cajita, ya que se rompe la cáscara exponiendo la pulpa formando un ambiente propicio para la proliferación de bacterias.

Atención con el almuerzo en la oficina

Por lo general, los trabajadores llevan sus almuerzos desde sus casas ya que es la opción más cómoda y económica. No obstante, hay que tener ciertas precauciones debido al calor que suele descomponer algunos alimentos con mayor rapidez.

original660x550.jpg

lifehacker.com.au

Para Carolina Cruz, lo importante es mantener una buena cadena de frío, por lo que se recomienda utilizar termos o pocillos especiales:

Existen diversos tipos de gelpack que se congelan en la noche y mantienen los pocillos fríos por unas cuatro a cinco horas, logrando un almuerzo seguro. Si este no se consume, en el caso de un vegetal de hoja, tomate o pepino, puede tener aromas anormales, textura deteriorada y una experiencia no tan agradable. No recomendaría llevar lo mismo al otro día, en especial cuando se ha realizado en la casa, ya que normalmente se lava sólo con agua, existe contaminación del ambiente, las manos del manipulador no siempre se lavan bien, etc. y pueden generar bacterias (…) Si el almuerzo es caliente, se mantuvo cerrado en el termo o caja y puede ser vuelto a calentar, es menos riesgoso.

Además, la comida que se deja en termo puede durar 24 horas si es caliente y además se vuelve a calentar antes de comer.

Precaución con la carne

Además de prestar atención con la “contaminación cruzada”, también es importante considerar el tiempo de expiración. Para evitar esto, se sugiere guardar la carne en el sector del freezer o congelador.

Si se congela, es recomendable consumirla antes de seis meses, en tanto, si la dejas refrigerada, las bandejas traen la fecha de vencimiento que en general son dos días.