¡Para todos los gustos! Conoce los museos de comida más raros del mundo

La imaginación y creación del ser humano da para todo, incluso para inventar lugares que homenajean a ciertos alimentos. Conoce aquí los museos más bizarros dedicados a la comida.

Los museos son el punto obligado para quienes desean conocer un país, una cultura o simplemente aprender más sobre diversos aspectos que atañen a la humanidad.

Sin embargo, hay sitios que fueron creados por las mentes más extravagante, como por ejemplo, los museos que se dedican a la comida.

En este sentido, en el mundo existen varios lugares de este tipo que se han dedicado a la colección de diversos alimentos y especialidades que escapan de toda lógica pero que, de todas maneras, pueden convertirse en un excelente panorama familiar.

Conoce aquí los museos más raros de comida que existen en el mundo según el detalle del medio El Comercio:

Museo de la Banana

El International Banana Club Museum ubicado en California, Estados Unidos, es el museo más grande dedicado a esta fruta, según consigna el libro de récords Guinness.

onecoolthingeveryweekend660x550.jpg

onecoolthingeveryweekend.com

Fue inaugurado por Ken Bannister en la década de los ’70 y muestra una gran variedad de objetos, comestibles y artísticos, relacionados con la fruta tropical. Su mayor atractivo es un plátano petrificada desde 1975.

Museo de la Comida Quemada

Aunque usted no lo crea, existe un museo dedicado a todas las comidas que pasaron a una mejor vida.

Sin duda, se trata de un homenaje a los desastres culinarios que incluye una exposición de los clásicos como las tostadas y otros alimentos no tan usuales, como limones y mandarinas.

museocomidaquemada660x550.jpg

© Burnt Food Museum.

El museo ubicado en Massachusetts, Estados Unidos, también tiene electrodomésticos de cocina totalmente carbonizados.

Museo de la Hamburguesa Biónica

La historia de este museo comienza de una forma muy particular. Un estadounidense llamado Len Foley se enteró de un caso insólito de 1989, en donde un joven compró dos Big Mac, una se la comió y la otra lo guardó en su bolsillo.

burger1.jpg

bionicburger.com

El joven se acordó un año más tarde de esto y la hamburguesa permanecía en el mismo lugar, intacta. Foley se basó en este curioso caso para inspirarse y crear un museo que inmortalizara a las añejas Big Mac.

El nombre del museo se originó por la gran capacidad de conservación de estas hamburguesas, por esto se le llamó “museo de hamburguesa biónica”.

Museo de SPAM

Este lugar ubicado en Minessota, Estados Unidos, se dedica la carne en lata. Este museo está ubicado al frente de una planta de producción de carne enlatada y el matadero, lo que permite a los visitantes conocer la historia y el sentido cultural de esta comida habitual para los estadounidenses.

sheknowscom660x550.jpg

sheknows.com

Su nombre  “Spam” se refiere a una variedad de carne en lata elaborada por la empresa “Hormel Foods”, que la lanzó en 1937.

Además cuenta con una extensa colección de recuerdos que se remontan a la Segunda Guerra Mundial, lo cual es un gran atractivo para los turistas y visitantes.