Prepárate para probar el nuevo manjar de la patagonia: el espumante de grosella

La receta data de hace más de 90 años, pero desde este año se comercializará para todo el país.

Bueno, siendo riguroso, no es tan nuevo. Sin embargo, por primera vez se venderá a gran escala el espumante de grosella, bebida  cuya receta fue recelosamente guardada desde 1923  por sus inventores, el matrimonio Caros Oñate y Felicinda Roa. Hoy la receta de la familia oriunda de Cerro Galera- a 40 kms. de Coyhaique- está en manos de una de sus hijas, Palmenia Sáez, una de las fundadoras de la Cooperativa Patagónica de Agroturismo Saltos del Huemules que preside Franco Uribe Mansilla. Gracias al apoyo  del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del gobierno regional de Aysén, la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), INDAP y empresas regionales se pudo concretar el sueño de fabricar a escala comercial la bebida.

grosellacooperativa300x300.jpg

 

Éste es un proyecto emblemático de la Agricultura Familiar Campesina en la Patagonia. La producción de esta bebida abre una nueva posibilidad de valoración de la cultura local y atraerá turistas interesados en las tradiciones de nuestro mundo rural”, aseguró el director de INDAP Aysén, Marcelo Hernández.

grosellafruto300x300.jpg

Según el ingeniero agrónomo, Fernán Silva Labbé, aparte de rica, la grosella contiene componentes cianogenéticos. Este compuesto, en bajas dósis, tiene muchos usos medicinales, desde el tratamiento del cáncer hasta para problemas digestivos. Además se le utiliza para hacer infusiones para palear los efectos de patologías como la gota, como cicatrizante de heridas e incluso para enjuagues para enfermedades bucales.