Cocinar en casa y crear una relación nueva con la alimentación

Porque la alimentación es más que combustible y hoy más que nunca tenemos un bombardeo de información sobre salud e ingredientes, es hora de hacer uso de sartenes, ollas, licuadoras y hornos. ¡Viva la cocina casera!

Compartir la comida es una forma de compartir el cariño, también. Incluso cocinar en conjunto, preparando algo rico, haciendo la cena en casa, puede generar un cambio positivo. ¡A cocinar! Una exclamación que no llega a todos y todas, porque hay quienes temen a usar ese espacio, no se sienten capacitados o, simplemente, la tarea de ir al supermercado y comprar todo envasado es más fácil, práctica “y adaptada a nuestros tiempos”.

3343843831c74e046cc7z.jpg

(cc) juanpg |Flickr

Revisando algunas ideas, me encontré con una charla de Narda Lepes, la chef argentina, famosa por sus programas de televisión. Hace tiempo que no la veía cocinar y me pareció interesante darle play al video, una charla en formato Ted. En el video -corto y preciso, 14 minutos de algunas cuántas verdades- Narda habla justamente de la relación que hoy tenemos con la comida, y cómo las pequeñas decisiones sobre ésta pueden hacer mucho por nuestro organismo, por la relación que tenemos con la familia, por la tradición que vamos dejando a las y los más pequeños y cómo rescatamos la cultura alimenticia de la comunidad.

Apreciar el valor de la cocina no debe ser una cuestión que ponga a prueba las capacidades, que pase a llevar la cotidianidad, más bien tiene que ver con cambiar e incorporar nuevos elementos que deriven en una mejor salud y relación con el entorno. ¿Haz cocinado para tu familia, para los/as amigos/as? La energía es diferente, la forma de cocinar se hace con cariño, la degustación es agradable y qué hablar de la sobremesa, un espacio exquisito para finalizar una fiesta de sabores que crea lazos.

Cocina en casa también nos advierte de lo que solemos o solíamos comprar ya preparado en los supermercados. Narda hace referencia a los ingredientes, por ejemplo, una lista que a veces supera los 20 y te preguntas, ¿qué le estoy echando a mi cuerpo? O es más, cuando tienes familia, ¿qué le doy a mis hijos? Una de las frases que sacó aplausos y que tiene reúne la idea de cocinar en casa, escapar de los productos envasados y crear una consciencia saludable es: “si vas a comer algo que tiene mucha azúcar, grasa o sal, que lo haya hecho un humano y no una máquina. Come casero. Si comerás del lado oscuro de la fuerza, que sea hecho por una persona“.

Son varias las ideas que comparto de este video. Quienes ocupamos el espacio de la cocina, entendemos que la preparación del plato va mucho más allá que la alimentación. Desde la lista que haces para ir al mercado, la vuelta por la feria, la conversación con el productor local, la fila para alcanzar un buen corte de pescado para el fin de semana y el tiempo para lavar, cortar, saltear, hornear y comer rico.

49351581323123ec4ab7z.jpg

(cc) minimibcn |Flickr

Date el tiempo de comprar tus alimentos, cocinarlos en casa y hacer el hábito de tener comida casera. Con un orden en la semana de qué comerás y cuánto necesitas hacer, verás cambios en tu salud, en tu familia y ya no te interesará comprar la sopa en sobre del supermercado.

Un consejo de Narda: “la mitad de tu plato debe ser vegetal y fresco; además, aprovecha de comer en estación, añadir semillas, legumbres, tubérculos y proteína vegetal. Cocina más, el horno no es un depósito de bandejas. Úsalo“.