Cómo preparar una quiche de queso azul y cebolla confitada

Una tarta al estilo francés para aprovechar ese queso azul que te regalaron y mezclar con unas cebollitas confitadas.

No le temas a las quiches. Estas tartitas francesas -derivadas de la gran Lorraine del norte de Francia- que puedes mezclar con los ingredientes que quieras, aprovechando la textura de la masa y la suavidad de una cobertura hecha con crema de leche y nuevos batidos. Una genial idea para aprovechar, como en esta ocasión, las cebollas confitada y ese queso azul que logrará un toque especial a tu preparación.

Consigue moldes individuales para hacer las quiches y presenta un plato distinguido y con un excelente resultado en sabor en tu próxima comida.

Porciones| 4 quiches individuales

Ingredientes

  • 140 gr de harina
  • 110 gr de mantequilla fría para la masa
  • 4 cucharadas de agua fría
  • Una punta de sal
  • Una punta de azúcar para la masa
  • 3 huevos
  • 300 ml de nata líquida
  • Pimienta negra molida
  • 100 gr de queso azul
  • 2 cebollas medianas/grandes
  • 3 cucharadas de azúcar para caramelizar las cebollas
  • Mantequilla para el acabado de la quiche y para las cebollas
  • Tomillo seco

Cómo preparar quiche de queso azul y cebolla confitada

  1. Elaboración de la masa. Pon la harina en un bol, con un poco de sal y de azúcar. Incorpora la mantequilla cortada a dados. Con la punta de los dedos integra los ingredientes – Recuerda que es importante utilizar sólo los dedos, evitando las palmas que es la parte más caliente de las manos.
  2. Amasa hasta que los trozos de mantequilla sean del tamaño de copos de avena y entonces añade 3 cucharadas de agua fría. La textura de la masa debe ser compacta pero no pegajosa. Si es necesario, puedes añadir más agua fría, pero hazlo poco a poco.
  3. Para terminar de amasar, fresa la masa: con el talón de las manos aplasta la masa, arrastrándola hacia adelante. Recógela y repite un par de veces más.
  4. Cuando tengas la masa, envuélvela en papel film y déjala reposar en la nevera 1 hora como mínimo.
  5. Luego estírala con un rodillo sobre una superficie enharinada y rellena los moldes con la masa. Para evitar que la masa suba y se deforme, reparte peso por encima, por ejemplo unas judías secas o garbanzos.
  6. Cuece la masa en el horno durante unos 10 minutos a 200º. Cuando la saques, no estará hecha, pero la volveremos a meter en el horno en breve con el relleno.
  7. Preparación del relleno. Pela y corta las cebollas en juliana. Rehógalas en una sartén con una cucharada de mantequilla. Cuando empiecen a estar transparente, añade el azúcar, deja el fuego bajo y que se vayan caramelizando poco a poco.
  8. Una vez estén doradas y hayan absorbido el azúcar, repártelas por el fondo de las quiches.
  9. Desmenuza el queso con las manos y ponlo también en las quiche.
  10. Bate los huevos con la nata líquida y salpimenta. Vierte la mezcla por encima de las cebollas y el queso, hasta rellenar las quiche. Reparte un poco de tomillo por encima y dispon dos/tres dados pequeños de mantequilla por encima.
  11. Mételo en el horno y deja cocer durante 30-35 minutos a 200º C. Al final de la cocción la quiche debe haber subido -bajará a medida que se enfríe- y estar bien dorada.
  12. Se pueden disfrutar tanto calientes como frías.

Fuente: Cocina para emancipados