Los macarrones con queso de Home Alone

Mi pobre angelito es una de las películas más repetidas en época navideña. Las aventuras de Kevin se ven mejor cuando las acompañas de unos exquisitos macarrones con queso.

Home Alone es, también, Sólo en casa o -como es más conocida en Latinoamérica- Mi pobre angelito, una película estadounidense del año 1990. Sí, han pasado los años, pero aún nos divierte ver las aventuras de este niño de 8 años que se ha quedado solo, mientras la familia está de vacaciones.

Nuestro protagonista es Kevin McCallister -Macaulay Culkin-, el niño que decide hacerse responsable de su casa mientras su deseo de Navidad se hace realidad: que vuelva mamá y toda la familia.

Entre compras en supermercado y tareas del hogar, Kevin advierte que dos delincuentes están observando su casa para entrar a robar. La cita será a las 21 horas, tiempo suficiente para planear el ataque y defender su casa. Justo antes de que sea la hora, el niño calienta en el microondas unos macarrones con queso. Se sienta en una mesa dispuesta para una adorable cena, pero el tiempo lo alcanza y no degusta un bocado de su “preparación”. Eso sí, hay una oración de agradecimiento antes de comer que podemos recordar:

“Bendice esta cena de macarrones con queso para microondas y a quienes la pusieron en oferta. Amén.”

Un inteligente, curioso y divertido niño se toma de todas las ideas posibles para defender lo que es de su familia y evitar que dos hombres, muy poco brillantes que se hacen llamar “los bandidos mojados”, le hagan daño o se llevan algo de valor.

Si te enteraste que pasarán la pelicula este fin de semana, te recomendamos que preparares este plato, hagas la oración de agradecimiento y compartas unos ricos macarrones con queso hechos en casa. ¡Disfruta un Sabores de Película clásico!

Personas|4

Ingredientes

  • 450 g (1 libra) de macarrones
  • 55 g (1/2 taza) de mantequilla (1 barra)
  • 55 g (1/2 taza) de harina
  • 440 g (4 tazas) de leche
  • 1/2 cucharada de mostaza seca o hasta 1 cucharadita de mostaza Dijon (opcional)
  • Un poco de pimienta cayena (opcional)
  • 280 a 340 g (10 a 12 onzas) de queso cheddar extra ácido
  • 1/2 cucharada de sal (para sazonar)
  • Miga de pan con mantequilla (opcional)

Cómo preparar los macarrones con queso

  1. Calienta la leche (en la estufa o en el microondas), pero no dejes que hierva. Mantenla tibia.
  2. Ralla el queso toscamente y hazlo a un lado (puedes usar un procesador de alimentos con un disco grande para hacerlo rápidamente).
  3. Pon una olla grande con agua a hervir, agrégale sal al agua y luego los macarrones. En cuanto los macarrones estén en el agua, empieza el siguiente paso (hacer la salsa). La salsa y los macarrones deben estar listos al mismo tiempo.
  4. Asegúrate de mover los macarrones de vez en cuando para que no se peguen entre sí.
  5. Si vas a poner los macarrones con queso en el horno, puedes sacar la pasta del agua cuando aún le falte un poco de cocimiento. Se cocinarán un poco más cuando estén en el horno, y si están bien cocidos al meterlos al horno saldrán muy suaves.
  6. Haz la salsa blanca. Derrite la mantequilla a temperatura media-baja, luego revuélvele la harina con un batidor de globo (esto se llama “roux” que significa salsa de harina y grasa). Baja la temperatura de la hornilla y deja que el roux hierva unos minutos (asegúrate de que la mantequilla no se queme). Continúa revolviendo para que la harina se cocine un poco, pero no dejes que se torne marrón. Revuélvele la leche, vigorosamente con el batidor de manera que no queden grumos. Agrégale la mostaza y la cayena mientras bates si usarás estos ingredientes y deja que la salsa hierva lentamente por unos 2 minutos.
  7. Esta solo es una de las muchas salsas de queso que se pueden hacer.
  8. La salsa blanca (también conocida como bechamel) también puede hacerse en el microondas.
  9. Escurre los macarrones, dándoles un par de agitadas para que salga toda el agua posible. Algunas personas prefieren enjuagar la pasta brevemente para que no se ponga pegajosa (esto quita el exceso de almidones que se liberan con el calor).
  10. Saca la salsa de la estufa y revuélvele el queso rallado y los macarrones ya cocidos. Revuelve hasta que todo esté bien mezclado, luego agrega sal y pimienta al gusto.
  11. Sírvelos u hornéalos. Si quieres hornear los macarrones con queso, ponlos en un plato para horno, agrega queso encima o un poco de miga de pan con mantequilla encima, y hornéalo de 20 a 30 minutos a 190 °C (375 °F).
  12. La versión horneada es menos cremosa y tiene una capa crujiente encima.
  13. Para agregar mantequilla a la miga de pan, calienta un poco de mantequilla en una olla pequeña y agrégale la miga de pan.
  14. Para tener mejores resultados puedes hacer pan rallado fresco.
  15. A comer.

Fuente: Wiki How