Cómo preparar la pasta de avellanas tostadas

La suavidad de esta pasta será el postre perfecto para terminar la cena. ¡Date la oportunidad de probarlo!

Para rellenar cupcakes, una tarta, los merenguitos o como postre, esta pasta de avellanas es la suavidad que estabas buscando para cocinar algo rico y sorprender a tus comensales luego del almuerzo.

Necesitas avellanas con cáscara y una máquina de cocina que triture los alimentos y sea de buena calidad, o sea, con buen motor. Lograrás una pasta con todo el sabor de las avellanas y la textura justa para cerrar el menú con un toque majestuoso. Cuidado, no se trata de un praliné, para eso se requiere caramelizar las avellanas. ¡Qué vivan los postres!

Ingredientes

  • 400 g de avellanas con cáscara
  • Necesitamos un robot potente

Cómo preparar la pasta de avellanas tostadas

  1. Precalentar el horno 150ºC, calor arriba y abajo.
  2. Coger una bandeja de horno y cubrirla con papel de hornear.
  3. Quitar la cáscara a las avellanas y ponerlas sobre la bandeja con el papel.
  4. Mantener las avellanas en el horno unos 12 o 15 minutos, dándoles vueltas con una espátula cada 5 minutos. Sabremos que están si cogemos una y se pela sin dificultad. Pelarlas y dejarlas enfriar. Habrá alguna que no se pele; no pasa nada: se deja con la piel.
  5. Poner en un robot potente. Comenzar a triturar. Al minuto parar el robot y con una espátula bajar las avellanas molidas de la pared del vaso.
  6. Seguir triturando. Las avellanas pasarán progresivamente de estar en trocitos a polvo, y de polvo a líquido denso. Ya podemos usarlo.

Fuente: Webos Fritos