Cómo preparar la mermelada de tomates

Su color rojo encendido y el sabor dulce ya deben ser suficientes razones para sacar los tomates de la ensaladera y transformarlo en una maravilla ideal para las tostadas.

Haz la diferencia en sabores aprovechando los exquisitos tomates en un formato más dulce: la mermelada. Si ya te aburriste de lo clásico de una ensalada de tomates, quizá es tiempo de probar esta receta y maravillarte con la mezcla.

En esta elaboración participa el limón, con su aromática cáscara y otro aporte para el gusto: los clavos de olor. Impresiona con esta versión de mermelada y lleva de regalo a tus comensales más cercanos, ¡un dulce diferente que se robará el corazón de tus tostadas al desayuno!

Ingredientes

  • 1100 gr de tomates dulces, maduros, pelados
  • 800-1000 gr de azúcar, dependiendo del dulzor de los tomates
  • 1 sobre de gelificante para confituras (opcional)
  • 1 pizca de sal
  • 4-5 clavos
  • la piel de un limón mediano

Cómo preparar la mermelada de tomates

  1. Trocear los tomates y disponerlos en una olla con el azúcar, los clavos y el limón, removiendo bien para que quede toda la fruta impregnada. Dejar reposar como mínimo una hora; enseguida el azúcar se disuelve y los tomates sueltan su jugo.
  2. Añadir el gelificante y poner al fuego, llevándolo a ebullición a fuego vivo durante cinco minutos, removiendo.
  3. Bajar el fuego y dejar cocer a temperatura constante, removiendo de vez en cuando y quitando la espuma el tiempo necesario para adquirir la consistencia deseada. Envasar en botes esterilizados según procedimiento habitual.
  4. Yo obtuve tres botes grandecitos.

Fuente: Albahaca y canela