¿Quién se ha comido todo el fuet?

Si hay fuet en casa puedes caer en la tentación fácilmente. Un corte que se transforma en el bocado perfecto para desaparecer en el placer que otorgará a tu paladar. Compartirlo es dudoso, disfrutarlo un deber.

Los bocaditos en casa sirven para diversos momentos del día. No sólo un encuentro con amigos, la visita de la familia o un tiempo de relajo personal, todos pueden ser los instantes perfectos para disfrutar del exquisito sabor de un picadillo. El fuet es una excelente opción para degustar en aquellas situaciones, un sabor especiado tan apetecible que querrás probar, más y más. ¡Imposible decir que no!

Además, este embutido se puede disfrutar en diversas preparaciones como bruschettas, pizzas, para untar con tostadas, picar con otros acompañamientos como las aceitunas o quesos; combina a la perfección para esperar a tus comensales y otorgar gratos momentos de placer culinario a tu paladar.

¡Comparte lo bueno! Disfruta del fuet de Casa Tarradellas y encanta con la tentación de un producto de calidad y tradición, con la certeza de que llevar sólo uno a casa será para que se acabe pronto. ¡Qué no falte el sabor original!