Cómo preparar el hummus sin tahini

¿No tienes salsa Tahini y te derrites por un Hummus? Sigue cociendo los garbanzos y aventúrate a preparar esta botana sin la salsa clásica. ¡Te quedará igual de rico!

La salsa tahini es uno de los secretos de hummus, una preparación hecha con semillas de sésamo y que busca la cremosidad, aroma y sabor en el hummus, esa preparación tan deliciosa que sirve como botana para untar con tostadas.

En Sabrosía hemos explorados diversos tipos de hummus, con palta, pimiento, alcachofas entre otros, pero, esta vez, no incorporamos salsa tahini, una idea que se desprende del sitio Cocinando en Marte, donde puedes agregar una cucharada de sésamo si tienes en casa. ¿Por qué? En el caso de que tengas muchas ganas de disfrutar este especial árabe, y no tengas a mano la salsa Tahini, igualmente puedes disfrutar de este “paté” de garbanzos para disfrutar con lo que quieras. ¡Anímate a descubrir otros sabores!

Ingredientes

  • 200gr. de garbanzos cocidos
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo (opcional)
  • Cominos molidos (un pellizco/al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Cómo preparar el hummus sin tahini

  1. Ponemos todos los ingredientes en un vaso de batidora y trituramos hasta conseguir una pasta densa en la que no se vea ningún trozo de garbanzo. Según nos guste de textura (más o menos espesa) vamos corrigiendo de agua/aceite de oliva, así que esto es más bien a ojo y según cada uno.
  2. Una vez conseguido, pasamos a un platito o cuenquito bajito y extendemos, dejando unos surcos en los que echaremos un chorrito de aceite de oliva a la hora de servir.
  3. Se puede espolvorear pimentón o poner unas hojitas de perejil para llevar a la mesa.

* Si utilizamos garbanzos de bote los enjuagamos y escurrimos bien.

Fuente: Cocinando en Marte