Cheesecake de vino blanco

Este cheesecake no se hornea: aprende a prepararlo y encanta en una comida especial.

Hay dos tipos de cheesecakes: los horneados, como el clásico, el de frambuesas, y los que llevan gelatina y se refrigeran, como el de mandarina o este de vino blanco. Esta última es la técnica ideal para hacer el cheesecake de vinos y licores, ya que, de hacerse en el horno, los alcoholes se evaporarían y cambiaría su sabor.

Prepara este sencillo y delicioso cheesecake de vino blanco y compruébalo tú mismo.

Ingredientes

  • 150 gr de galletas
  • 75 gr de mantequilla
  • 1/2 taza de vino blanco
  • 200 gr de uva blanca sin semilla
  • 250 gr de queso crema
  • 100 gr de azúcar
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1 taza de crema para batir
  • 10 gr de gelatina

Cómo preparar el cheesecake de vino blanco

  1. La noche anterior, corta las uvas a la mitad y déjalas macerando en el vino blanco
  2. Muele las galletas y ralla la mantequilla, combínalas para formar una masa y cubre con ésta el fondo y los bordes de un molde de pay
  3. Hidrata la gelatina con el vino de las uvas
  4. En la batidora, acrema el queso crema, el azúcar y el jugo de limón; incorpora la gelatina con movimientos envolventes
  5. Bate la crema en punto de chantilly e incorpórala a la mezcla anterior junto con las uvas
  6. Vierte en el molde con las galletas y refrigera hasta que cuaje (unas 4 horas)

Decora con más uvas y rodajas de limón y sirve, por supuesto, con vino blanco. ¡Provecho!

Fuente: Yue’s Handicrafts