La historia de la copa melba

Creado por un chef muy famoso, para una también célebre cantante de ópera.

Una copa melba, o durazno melba, es un tazón que lleva, obvio, duraznos (seguido en almíbar), helado de vainilla y salsa de frambuesas. Este famoso postre fue creado por el chef Augusto Escoffier en honor a la famosa cantante de ópera Nelly Melba. Era 1892 y Escoffier trabajaba en el hotel Savoy, en Londres.

Se dice que la cantante estaba en temporada en la famosa Casa de Ópera londinense, y al enterarse el chef de que cenaría en su restaurante,  preparó de postre duraznos cocidos sobre un lecho de helado de vainilla en un timbal de plata encajado entre las alas de un cisne esculpido en un bloque de hielo. O sea, el Escoffier era fan. Cuando la cantante lo probó quedó maravillada y pidió ver al chef para felicitarlo, le preguntó cómo llamaba un postre tan exquisito y él contestó “Melba”. Aw, qué tiernos.

Aquí tienen la receta, que originalmente no llevaba crema chantilly, sino azúcar glass, pero ya es muy común la versión con crema pues se lleva muy bien.

Ingredientes

  • 8 mitades de duraznos en almíbar
  • 1 taza de crema para batir
  • 3 C de azúcar glass
  • 1/2 taza almendras fileteadas
  • 1 litro de helado de vainilla
  • 200 gramos de frambuesas congeladas
  • 1/2 taza de jalea de frutas rojas
  • 4 cc de fécula de maíz

Cómo preparar la copa melba

  1. Primero la salsa: en una olla a fuego bajo derrite las frambuesas con la mermelada o jalea hasta que estén calientes. Aparte disuelve la fécula de maíz en una cucharada de agua y agrégala a las frambuesas.
  2. A fuego medio deja hervir la salsa hasta que quede espesa, luego cuélala para retirar las semillas de frambuesa.
  3. Monta la crema para batir con el azúcar en chantilly.
  4. En cada copa, coloca una mitad de durazno en almíbar, una bola de helado y cubre con otra mitad de durazno. Vierte sobre estos un poco de salsa de frambuesa caliente, luego un poco de chantilly y decora con almendras.