Cómo curar una olla de barro

Un método infalible para que las ollas de barro no exploten al primer guisado.

Una olla de barro no debe de usarse nueva, ya que los poros están muy abiertos y al contacto del calor y el fuego directo, explotaría. Son varios los métodos para “curar” una olla de barro antes de usarla. Les comparto el mío, que no me ha fallado nunca.

Recuerden que el viejo método de hervir leche en una olla nueva no sirve para que no explote, sino para eliminar las toxinas que pudiera contener el barniz que lleva, si es que lleva.

1. Cúbrela por completo con agua, también la tapa y deja remojar toda la noche. Al principio hace ruido como de grillitos y saca burbujitas, fue mi momento preferido.

2. Sécala bien y frótala con ajo por dentro y por fuera, me bastaron dos dientes de ajo. Después, frótala por dentro y por fuera también con manteca y deja una capa gruesa. Métela al horno a 180º C por una hora y luego apágalo y deja que se enfríe ahí.

3. Sácala hasta el día siguiente y lávala con agua y jabón. Y por si las moscas, haz un atole. El atole se hace con masa de nixtamal, que por cierto, contiene cal. Diluye medio kilo de masa en 2 litros de agua, pon a calentar un litro de agua limpia en la olla y cuando empiece a hervir, agrega la mezcla de masa colada. Remueve todo el tiempo hasta que hierva, cuidando cubrir los bordes de la olla en el proceso, para que también les entre la cal. A mí la verdad no me gusta el atole así que no sé si necesita sazonarse o algo. Una vez que hierve se apaga el fuego.

Después de lavar la olla con agua y jabón ya se puede usar.

Haz tuyo este consejo y cuéntanos cómo te va con la “cura” de tu olla de barro.