Los postres de María Antonieta

Si quieres comer postres como una reina, tenemos una genial receta que te encantará.

Sin importar demasiado las críticas, la película de Sofía Coppola me pareció deliciosa en todos los sentidos. Con escenas discretas como caricias, su atención a todos los pequeños detalles, y un delicioso contraste entre la María Antonieta de los libros de historia y esta locochona adolescente rodeada de lujos e incomprensión.
Pero sobre todo: que absolutamente todo en la película pareciera hecho de pastel, desde los vestidos a la decoración, a los zapatos e incluso los peinados. Todo pareciera recordar a un rico pastel, si no me creen les dejo por aquí una probadita:

La película, en realidad forma un muy buen contraste entre todo lo que nos habían contado sobre esta reina. La verdad es que nos olvidamos que se casó a los 15 años y se fue a vivir en una corte extraña con muchas costumbres diferentes a las suyas (además de que muchas de ellas eran totalmente ridículas). Muchas de esas “locuras” que aparecen en los libros de historia sucedieron más en sus años mozos. Pero es normal, ¿qué adolescente no comete alguna que otra locura? Más si se tiene todo el dinero del mundo a tu alrededor.

Y aunque es cierto, vemos mucho consentimiento, gula, y pereza, también vemos una gran presión por ser aceptada por una sociedad entera que te odia y que todo el mundo está luchando por crear horribles rumores a tus espaldas. La verdad es que la película fue tan exitosa, que llevó a muchos a reconsiderar este personaje en la historia, algunos dirían incluso que a redimirlo. Y por un tiempo, estuvo muy de moda, Kirsten Dunst llegó incluso a la portada de Vogue.

marieantoinettevogue.jpg

© Vogue

Pero vayamos a lo que nos trajo hasta aquí: los deliciosos postres. Creo que en ninguna película había sentido tantas ganas de comer exactamente lo que los personajes. Y no es para menos, si los deliciosos pastelitos fueron todos confeccionados por la pastelería parisina Laudrée. Esta casa de macarrones lleva desde 1862 haciendo a las personas felices y ellos se encargaron de todos los postres que aparecen en la película (y váyanlo anotando para su próximo viaje a París).

Si no se les antoja, chequen esta escena, no podrán resistirlo:

Si sufren al leer este post, como yo al escribirlo, pongamos manos a la obra. En Sabrosía ya les hemos enseñado a preparar macarrones, que aparecen mucho en la película. Así que el día de hoy nos concentraremos en hacer los Choux con frambuesa, hasta que averigüemos cómo se llaman todos los pastelitos (¿Nos ayudan en los comentarios?).

marieantoinettechoux.jpg

© Columbia Pictures Corporation

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Media
Personas | 4

Ingredientes

  • 2 cestas de frambuesas frescas
  • Azúcar glas para espolvorear

Para la pasta choux:

  • 500 ml de agua
  • 125 g de mantequilla fría, cortada en cubitos
  • pizca de sal
  • 250 g de harina, cernida
  • 7 huevos, además de huevo batido para el barnizado

Para el coulis de frambuesa:

  • 75 g de azúcar en polvo
  • 250 ml de puré de frambuesa
  • 225 ml de agua
  • 150 g de glucosa

Para la crema de vainilla batida:

  • 300 ml de nata
  • 150 g de azúcar glas
  • semillas de vainas de vainilla

Cómo hacer choux con frambuesa

En primer lugar, hagamos el coulis de frambuesa. Coloca el azúcar, el puré de frambuesa , el agua y la glucosa en una cacerola. Hasta empiece a hervir. Cocina a fuego lento durante 2-3 minutos cuela por un colador y deja enfriar . Deja en el refrigerador hasta que sea necesario.

Precalienta el horno a 180 ° C.

Para hacer la pasta choux , coloca el agua, la mantequilla y la sal en una cacerola. Hasta empiece a hervir, entonces retira del calor y agrega inmediatamente toda la harina. Mezcla de manera enérgica con una espátula de madera para deshacer todos los grumos. Recuerda que la cocina francesa, por excelencia se hace a mano.

Continúa batiendo hasta que la mezcla se deja a los lados del molde para formar una bola . Deja que se enfríe un poco .

Mezcla los huevos, uno por uno , asegurándote de que cada huevo se ha incorporado a fondo antes de añadir el siguiente. Comprueba que la mezcla esté bien integrada cuando hayas agregado todos los huevos. Si es demasiado suave, agrega un huevo adicional.

Coloca la pasta choux en una manga pastelera con una boquilla de tamaño mediano.Toma una bandeja de horno engrasada y el usa el tubo para repartir la pasta choux en 6-8 óvalos en el molde. Debes usar alrededor de dos tercios de la mezcla de pasta choux .

Con el resto de la masa , realiza 6 a 8 óvalos más pequeños que serán el cisne. Barniza con el cepillo y el huevo que dejaste aparte (puedes agregarle un poco de leche).

Hornea durante unos 15 minutos hasta que la pasta choux esté infladito y dorado. Es posible que tengas que retirar las tapas antes de los óvalos. Deja enfriar sobre una rejilla .

Para hacer la crema de vainilla , mezcla la crema de leche , el azúcar glas y las semillas de la vaina de vainilla . Bate a punto de nieve . Coloca en una manga pastelera con una boquilla de tamaño mediano.

Para el montaje, toma uno de los bollos choux de forma ovalada . Rellena el pan restante choux con crema de vainilla batida , luego cubre con frambuesas frescas . Coloca las tapas en su lugar. Cubre los choux con azúcar glass. ¡A disfrutar!

Fuente: Good Food channel