Una huelga que marcaría el fin de una era

Al menos es la tesis que se baraja en una columna publicada en Vice. Subir el salario de los trabajadores de comida rápida podría significar el alza en los productos que ofrecen. ¿Es esta una alternativa que están dispuestos a pagar sus más cercanos fans?

Hace ya unos días que los trabajadores de varios locales de comida rápida en más de 50 ciudades de Estados Unidos se están movilizando para conseguir una mejora salarial. Cada hora de intenso trabajo es pagada con USD$7,25 la hora (el equivalente a CLP$ 3.700 ó MXN$97). Su objetivo es lograr un aumento en el pago de la hora de USD$15 y así dignificar su labor que a diario saca grandes ganancias a cada una de las empresas de comida rápida del país (y también en todo el mundo).

En el sitio Vice, aparece una reflexión en la que se afirma que esta huelga de los trabajadores de comida rápida podría ser el fin del mundo. Claro, porque comer en cada uno de estos locales, sin conocer las condiciones laborales en la que están sus dependientes, es una de las acciones más cómodas que existen, sin pensar también en la calidad de la comida y las opciones aún más saludables que hay fuera de ahí.

interiorok.jpg

Robyn Beck/ AFP

Cuando empezamos a pagar a los empleados de comida rápida lo que se merecen, eso significa que el precio de la comida rápida tiene que subir, o la cantidad de comida que nos dan va a tener que bajar. Los trabajadores de restaurantes de comida rápida podrán comer comida sana, porque finalmente podrán comprarla. Los restaurantes dejarán de crear platillos tan falsos para la gente de clase media como yo, irónicamente, porque ya no serán capaces de hacer el mismo dinero que antes. La cadena alimenticia se derrumbará. Y así, empieza el apocalipsis del auto-mac.

Una muerte anunciada que también acabaría con trabajos mal pagados, productos de baja calidad en salud, ingredientes obtenidos a costa del medio ambiente y una de las razones por las cuales miles de estadounidenses y personas de todo el mundo se hacen adictas y caen en enfermedades como la obesidad.

¿Estarías dispuesto a pagar más por tu “combo” y saber que la persona que te está entregando la hamburguesa recibe un pago algo más digno por su trabajo?

Fuente: Vice
Foto: FREDERIC J. BROWN / AFP