Prepara un delicioso pesto desintoxicante

Dale un descanso a tu cuerpo y a tu estómago con un pesto lleno de sabor.

Los sabores genuinos y los alimentos más naturales nos harán libres. Sí, libres de enfermedades y padecimientos crónicos, mismos que actualmente afectan de manera grave a la humanidad. Piénsalo así. Nuestros abuelos y bisabuelos se alimentaban con productos directos de la tierra; su calidad de vida era mucho mejor. Debemos volver a esas raíces.

En la cocina podemos encontrar deliciosas combinaciones de sabores, que nos motiven a llevar una buena alimentación. Desde la elaboración de nuestros alimentos, con nuestras propias manos, podemos asegurarnos que sean combinaciones sabrosas, sin tantos procesos y que nutran a nuestro cuerpo, nuestra familia.

Estamos expuestos a tantos agentes que pueden afectarnos. Los metales pesados en el ambiente, en los pescados — hay que estar pendientes de las alertas sanitarias en nuestra localidad —. Los alimentos procesados, galletas, panes, golosinas, que cuentan con conservadores.

La clave es aprender a combinar alimentos alcalinos y saber prepararlos de manera adecuada. Sin saberlo conocerán nuevos sabores o los percibirán como debe ser por primera vez. Como en este pesto, cargado un buen tono fresco y aromático. Una combinación desintoxicante, que limpiará tu estómago a nivel celular. ¡Quien dijo que lo saludable no podía ser sabroso!

Ingredientes

  • 1 taza hojas de albahaca; apretadas, previamente lavadas
  • 1/2 taza hojas de menta fresca
  • 1/2 taza perejil fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 1/4 a 1/2 de aceite de olivo, extra virgen prensado en frío primera extracción
  • sal

Cómo preparo el pesto desintoxicante

  1. Agrega las hojas, albahaca, menta y perejil, y el ajo en el procesador de alimentos. Procesa la mezcla hasta que la encuentres picada finamente.
  2. Despacio agrega el aceite de olivo, que sea un hilo constante mientras pulsas el procesador, entre prendido y apagado. Procesa hasta obtener un pesto suave y ligero.
  3. Agrega la cantidad suficiente de aceite para mantener el pesto húmedo y en buenas condiciones. Agrega sal de mar.
  4. Coloca en un frasco y llévalo al refrigerador por lo menos una hora antes de usar; si sobra, puedes agregar una capa de aceite de oliva arriba para que conserve el brillo.

Link: MindBodyGreen
Foto: pesto! (Wikimedia) / (cc) by