Prepara una deliciosa lasagna blanca con pollo

¿Quieres darle un giro interesante a la lasagna? ¿Qué tal una nueva combinación cremosa y llena de sabores?

En lo que respecta a la comida italiana, no podemos evitar experimentar un poco, ¿no? Y es que la deliciosa combinación de una lasagna quizás se pueda disfrutar de igual manera con alguna combinación cremosa en vez del pomodoro, y un poco de pollo en vez de la carne molida.

Lo mejor de esta receta, es que puede combinar lo mejor de varios mundos: las capas de pasta mezcladas con la cremosidad de otras pastas como el fettuccine. Lo que sí, es que probablemente no sea la mejor idea para una cena porque podría no dejarte dormir bien.

Tiempo de elaboración | 15 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 2

Ingredientes

  • 9 placas de lasaña
  •  

  • 1/2 taza de mantequilla
  • 1 cebolla picada
  •  

  • 1 diente de ajo picado
  •  1/2 taza de harina para todo uso
  •  

  • 1 cucharadita de sal
  •  2 tazas de caldo de pollo
  •  1 1/2 tazas de leche
  •  4 tazas de queso mozzarella rallado, divididas
  •  1 taza de queso parmesano rallado
  •  1 cucharadita de albahaca seca
  •  

  • 1 cucharadita de orégano seco
  •  1/2 cucharadita de pimienta negro
  •  2 tazas de queso ricotta
  •  

  • 2 tazas de carne de pollo en cubos, cocido
  •  

  • 2 tazas de espinaca picada paquetes congelados, descongelados y escurridos
  •   1 cucharada de perejil fresco picado
  •  

  • 1/4 taza de queso parmesano rallado para rellenar

Cómo hacer lasagna blanca con pollo

Precalienta el horno a 175 grados C. Llena una olla grande de agua ligeramente salada a hervir. Cocina la pasta de lasaña en agua hirviendo durante 8 a 10 minutos. Escurre y enjuagua con agua fría.

Derrite la mantequilla en una cacerola grande a fuego medio. Cocina ahí la cebolla y el ajo hasta que estén tiernos, revuelve con frecuencia. Agrega harina y sal, y cocina a fuego lento hasta que haga burbujas.

Mezcla el caldo y la leche y hierve, revuelve de manera constante. Sofríe durante 1 minuto. Agrega 2 tazas de queso mozzarella y 1/4 taza de queso parmesano. Sazona con la albahaca, el orégano y la pimienta negro. Retira del fuego y reserva.

Unta 1/3 de la mezcla de la salsa en el fondo de un molde para hornear de 9×13 pulgadas. Acomoda una capa de la pasta, el requesón y el pollo. Organiza un tercio de la pasta sobre el pollo y la capa con 1/3 de la mezcla de la salsa, espinaca, y los restantes 2 tazas de queso mozzarella y 1/2 taza de queso parmesano.

Organiza la pasta restante sobre el queso, y difundir la salsa restante equitativamente sobre los fideos. Espolvorea con perejil y 1/4 taza de queso parmesano. Hornea entre 35 a 40 minutos.

Foto: allrecipesp