OMS sugiere poner atención en publicidad de alimentos grasos

Niños y niñas se entusiasman más por aquellos alimentos que parecen atractivos a la vista, los cuales no siempre son los más sanos. La Organización Mundial de la Salud en su último informe solicitó a los gobiernos de Europa poner atención en este tipo de publicidad y su relación con la obesidad infantil.

Quienes más se tientan con las comidas altas en grasas son los niños y niñas. La publicidad cumple un rol fundamental, atrayendo la atención de estos pequeños seres que encuentran más llamativa una hamburguesa con papas fritas, que un plato de comidas saludables. Claro, lo más saludable no tiene cajitas felices, ni aparece con descuentos en el restaurante.

Ante esto, el reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS)llama a los países de la Oficina Regional para Europa que pongan atención regularizando el comercio, marketing y publicidad de alimentos que son ricos en grasas saturadas, trans, azúcares y sal, con la idea de hacer frente a la obesidad infantil.

Limitar para proteger

“Marketing de alimentos ricos en grasas, sal y azúcares para los niños: actualización 2012-2013” es el nombre del reciente informe entregado por esta oficina regional, donde su directora, Zsuzsanna Jakab, hace mención a que “millones de niños en toda la región europea son objeto de prácticas comerciales inaceptables; por ello, los gobiernos deben poner al día sus políticas para hacer frente a la epidemia de la obesidad infantil en el siglo XXI, y para ello, resulta fundamental aumentar las restricciones a la comercialización de los productos ricos en grasas, azúcares y sal”.

La relación de la publicidad y la obesidad infantil es cada vez mayor, destacando que cada vez son más diversas  las vías alternativas para continuar los canales de comercialización, incluso en espacios en los cuales niños y niñas debieran estar protegidos de este bombardeo, como son la escuela y los espacios para hacer deporte.  Aunque, a pesar de otros medios, la televisión, con su pros y contras, sigue siendo la gran ganadora, llegando a más personas un mensaje de consumo que se repite y queda grabado en la memoria de los más pequeños.

La obesidad infantil sigue siendo un problema que no sólo afecta a la región de Europa, por esto, el límite y restricción debería ser un llamado de atención general y evitar el crecimiento desmedido de los casos niños y niñas que son obesos en el mundo.

Fuente: Somos pacientes 

Foto: the_undergraduate (cc Flickr)