Hongo mejora el contenido del vino

Para que las propiedades del vino queden intactas por un tiempo prolongado y no hagan daño luego de la fermentación, un hongo lograría ese trabajo, perpetuando el sabor y textura de esta noble bebida de la vid.

Beber un buen vino suele ser uno de los más ricos placeres que se pueden disfrutar. Pero, como también sucede con algunos alimentos, la fermentación de esta bebida en altas concentraciones puede traer algunos efectos negativos al organismo, cuestión de la cual se ocuparon los investigadores del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CSIC) en conjunto con la Universidad de Madrid.

El estudio realizado se publicó en la revista Journal of Applied Microbiology donde se expone cómo reducir el compuesto amina biógena en el vino. Para lograrlo se probó en vinos tintos y blancos un extracto del hongo Peninillium citrinum, el cual proviene de la vid, lo que permite que el mismo principio activo venga de la fuente natural de esta bebida.

Como menciona el artículo del sitio Muy Interesante, lo que logra este hongo es degradar grandes concentraciones de histamina, tiramina y putrescina, que son las ya nombradas aminas biógenas que se encuentran más frecuentemente en los vinos. Este proceso no pone en peligro la calidad final del producto, diferenciándose de otros métodos que habitualmente se utilizan para controlar la cantidad de aminas biógenas.

“Normalmente estas aminas biógenas no son perjudiciales al organismo, considerando que el tracto digestivo del ser humano  posee un mecanismo de detoxificación que hace bien su trabajo, pero hay personas más sensibles a este tipo de sustancias que corren el riesgo de contraer alguna alergia,  trastorno digestivo o migrañas”, indica una de las investigadoras de este trabajo, la investigadora Victoria Moreno.

Una forma de mejorar sus propiedades sin pasar por encima de la calidad del producto.

Fuente: Muy Interesante

Foto: c32 (cc Flickr)