Cocina de la Abuela: Humitas

Otra de las clásicas recetas de la abuela con un inconfundible sabor que año a año sigue encantando nuevos paladares y reforzando el gusto de quienes le han rendido tributo personal desde que ella, con su gran astucia, las puso encima del plato. Amor por las humitas es poco decir. En serio.

Dicen que las humitas cambian de sabor según la mano que las crea. Mi abuela es la que mejor las hace, aunque la recomendación venga de cerca. Cuando era niña solía invitarnos a prepararlas. Primero había que limpiar los choclos, sacar las hojas y y picar. Nos turnábamos el molino, porque dolían las manos tanto darle la vuelta. Entre el abuelo y los primos, continuábamos el trabajo que era comandado siempre por ella, quien, al ojo, agregaba cebolla, leche y lo que fuese necesario. Recuerdo cuando las rellenaba o armaba la humita. Una técnica pocas veces replicada. Quizá es tiempo de intentarlo.

El tiempo varía según la cantidad. Decíamos que las abuelas cocinan imaginando un regimiento, y cómo no, si repetirse las humitas es ley, y si sobran se pueden congelar y listo. No perderán su textura y sabor.

Tiempo de elaboración|120 minutos

Dificultad| Fácil

Personas| 6

Ingredientes

  • 6 a 8 choclos grandes
  • 1 cebolla
  • 1 cucharadita de ají de color
  • Leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Ají
  • 1 ramito de albahaca

Cómo preparar Humitas Chilenas

  1. Freír la cebolla picada fina con el ají de color
  2. Retire las hojas de los choclos y deje aparte las mejores.
  3. Pique los choclos y rállelos junto con la albahaca, mezclando con la cebolla
  4. Agregue sal, pimienta y ají. La mezcla debe quedar de consistencia mas o menos clara, en caso de quedar espesa y seca se añade leche en las cantidades necesarias.
  5. Forme las humitas colocando la mezcla sobre las hojas previamente unidas de a dos por la base, ciérrelas y amárrelas con el cordel.
  6. Póngalas a cocer en abundante agua hirviendo con sal durante 30 minutos, aproximadamente.
  7. Si no tiene una olla grande, lo mejor es cocerlas de a poco.
humitasmolinook.jpg

Acompaña tus humitas con una fresca ensalada de tomates. ¿Dulce? Espolvorea con azúcar encima de la humita abierta. ¡Pura dulzura!

Cuéntanos cuáles son esas recetas que recordamos de la abuela, las que nos transportan a esos tiempos de calor y buen sabor.

Foto: leberdronruperthp (cc Flickr)