Platillos con mucha historia: Pastes

Los pastes y el fútbol, al menos en México, son hijos de la plata y parte de nuestra herencia Inglesa.

Hace unos años, tuve la oportunidad de visitar uno de los municipios más altos de la República: Real del Monte, Hidalgo. Un pueblito precioso arriba de una montaña, cuya especialidad culinaria son los pastes.
Y es curioso, cuando uno entra a una de las numerosas tiendas de pastes que hay en el pueblo, varias tienen una pequeña banderita de Inglaterra en pegada. Le pregunté a mi amigo hidalguense a qué se debía eso, y me comentó que porque, en realidad, los pastes vinieron de allá. Y de hecho, en aquella visita, el pueblo estaba tan lleno de neblina que no es de sorprender que los ingleses que vinieron, se sintieron como en casa.

Puede que no se hable mucho de la época colonial en la mayor parte de los libros de historia de México, sin embargo, fue una época de gran intercambio con Europa. La Nueva España era uno de los mayores productores de plata del mundo, y ese es un lugar que habíamos conservado hasta hace relativamente poco tiempo.

El paste llegó al estado de Hidalgo, en el centro de México, en el siglo XIX, con los ingenieros y contratistas de Cornwall, Gran Bretaña que vinieron al país a trabajar en las minas. Con ellos trajeron algunas otras cosas como también el fútbol.

El paste es un platillo sencillo, un panecito relleno de delicias en versión salado o dulce, llamado por los ingleses como pasty, que viene del córnico pasti. En su versión original, el pasti estaba relleno de carne cebolla y verduras. En diez años, no sólo tomó gran popularidad por ser delicioso, sino que era muy práctico.

En especial, para los trabajadores de las minas, ya que como una pizza o un sandwich, el mismo pan funciona como plato y no se requieren de cubiertos. Se podía transportar al interior de las minas al medio día para el almuerzo y aún se conservaba caliente.

Ha evolucionado bastante en 200 años, hoy en día si pasas por una pastería encontrarás dulces, salados, de verduras, de carne. Es impresionante la variedad, incluso en las pasterías más sencillas.

Fuente: WikiMexico