¡Atención! El mal sueño nos haría engordar

Las investigaciones entre las horas de sueño y su relación con la obesidad tienen hoy fundamentos claros. ¿Ha notado cuáles son sus preferencias alimenticias cuando duerme menos? Quizá sólo dormir unas horas más cambiaría algunos hábitos alimenticios, según este estudio.

Cuando dormimos bien, despertamos bien. Claro, nos levantamos con el pie derecho y parece que todo lo que hacemos sale mejor porque nos sentimos livianas/os.

Ahora, dormir bien no sólo tiene que ver con nuestro bienestar durante el día, porque recientes estudios señalan que las horas de sueño son decidoras a la hora de escoger alimentos saludables o no saludables.

25 hombres y mujeres, de peso normal, fueron quienes participaron en uno de estos estudios. La doctora Marie -Pierre St-Onge de la Universidad de Columbia (Nueva York) fue quien dirigió esta investigación en la que se les solicitaba observar imágenes de alimentos saludables y no saludables, para verificar qué sucedía en sus cerebro se monitoreó con un escáner de resonancia magnética funcional. El grupo se divide en dos y se les solicita que duerman 4 horas, y al otro 9 horas.

En los que habían dormido menos tiempo se notó que sus centros de recompensa del cerebro se iluminaban más cuando se les mostraban imágenes de alimentos poco saludables. Al contrario fue lo que ocurrió con aquellos que habían dormido más tiempo, ésta área del cerebro no se activó al presentar los mismos tipos de alimentación.

Para contar los resultados, la investigadora St-Onge presentó este estudio en la conferencia anual de la Academia Americana de Medicina del Sueño afirmando que los resultados sugieren que las personas que menos duermen encuentran altamente atractivos aquellos alimentos que son menos saludables, lo que puede detonar en un aumento de su consumo. “De hecho, los datos de consumo de alimentos de este mismo estudio mostró que los participantes comían más en general y más grasa después de un período de restricción del sueño en comparación con un período de sueño regular”.

Sabemos que un sueño reparador define cuan bien nos sentimos durante el día, pero también tiene que ver con los alimentos que ingerimos y cómo llevamos esto a una lamentable práctica. Esta información, publicada en el sitio Cukmi, cierra con la mejor reflexión: La búsqueda del placer y la alteración en la toma de decisiones pueden desempeñar un papel en los antojos, pero podría llegar a ser más importante a medida que empeora la privación del sueño.

Más información en Cukmi 

Foto: camposprofundos (cc Flickr)