Platillos mexicanos con mucha historia: Los Nachos

¿Sabías que los nachos surgieron casi por accidente? Como casi todos los grandes accidentes, no fueron en vano.

Dicen por ahí, y no en vano, que cada platillo tiene una historia que contar. Sobre todo, algunos platillos más históricos. En el menú mexicano tenemos bastantes guisos que comienzan por una historia curiosa o peculiar, algunos de la Independencia, otros de la época prehispánica, o de la Revolución. En este caso, Los Nachos surgieron un poco después de todos aquellos acontecimientos, pero no por eso deja de ser una historia graciosa que les queremos compartir.

Corría el año de 1943, en la ciudad fronteriza de Piedras Negras, Coahuila. El famoso Club Victoria estaba por cerrar sus puertas después de un día largo y cansado. Y sobre todo, uno donde los comensales habían arrasado con sus delicias.

Justo cuando el cocinero se había retirado, 10 o 12 damas, esposas de los soldados norteamericanos que estaban estacionados en una base de Texas, entraron. Ellas habían cruzado la frontera con el propósito de realizar algunas compras y querían probar algo diferente.

El entonces capitán de meseros del Club Victoria, Ignacio Anaya, quiso complacer a las damas, sin embargo el restaurante había cerrado y el cocinero había desaparecido. Así que Nacho puso manos a la obra con lo que encontró: algunas tortillas, y un poco de queso amarillo Wisconsin. Adornó la nueva mezcla con rodajas de jalapeños en vinagre.

No está de más decir que la combinación fue un éxito. Fueron bautizados con el nombre de su creador, los Nachos, e inmediatamente fueron incluidos en el menú del Club Victoria y otros restaurantes de la región.

Lo demás es historia. Pero es curioso como, algunos grandes platillos surgen casi por accidente, con un poco de ingenio y la escasez de los ingredientes esperados, nacen brillantes joyas gastronómicas.